El ovino de leche y la importancia de le genética centran el debate de una jornada en Salamaq 2014

(Foto: web salamaq)

El 92% de la leche de oveja se produce en Grecia, Italia, España y Francia. Castilla  y León produce el 3,2% de la leche mundial. Sin embargo, el panorama cambia.

El precio de la leche y la importancia de la genética para mejorar la rentabilidad de las explotaciones han centrado la jornada profesional celebrada en la Feria Salamaq sobre el ovino de leche, organizada por Nanta S.A.

 

El gerente del Consorcio, José Antonio Asensio, ha explicado que desde el 2010 ha cambiado la tendencia entrando en una fase en positivo en el precio de la leche. “El incremento en el volumen de la leche comercializada ha influido claramente en el precio. Nosotros hemos crecido en volumen y también en precio. Creemos que la tendencia seguirá siendo al alza”, ha indicado.

 

El 92% de la leche de oveja se produce en Grecia, Italia, España y Francia. Castilla  y León produce el 3,2% de la leche mundial. Sin embargo, el panorama cambia. “Es evidente que se está concentrando la producción y que se produce menos leche de oveja”, ha explicado.

 

Entre los distintos condicionantes que marcan el precio de la leche, Asensio, ha destacado la necesidad de no competir entre las distintas cooperativas. “El sector se tiene que organizar, la integración en cooperativas es fundamental. La tendencia será positiva porque la relación con otras leches será positiva”, ha subrayado.

 

También las modas entre los consumidores, influyen. “El queso de mezcla no permite revalorizar el litro de leche, lo que lo revaloriza es el queso de oveja, aunque el consumidor compra poco y cada vez más barato”, ha asegurado,

 

Al mismo tiempo, ha insistido en la necesidad de firmar contratos. “Que exista un contrato es fundamental, nos obliga a saber qué queremos hacer y en qué condiciones”, ha afirmado, antes de explicar que el FEGA comunica mensualmente los precios, pero considera que se están facilitando mal y que están distorsionando el mercado.

 

Por su parte, el genetista de la Universidad de León, Fernando de la Fuente, ha sido el encargado de demostrar que las ganaderías que abogan por invertir en genética, tienen mayor rentabilidad. “Las razas que no invierten en mejora genética, pierden rentabilidad y al final desaparecen”, ha indicado.

 

“La mejora genética en ovino de leche es necesaria para mejorar la rentabilidad de las explotaciones. Es un hecho demostrado que es rentable. Aquellos ganaderos que venden genética, su cuenta de resultados es mayor que el que no la vende, pero vender genética sólo es posible si la ganadería está integrada en un programa de mejora”, ha explicado.

 

De la Fuente lamenta que los ganaderos de ovino sean reacios a entrar en estos tipos de programas. “Los ganaderos de carne son muy reacios y los de leche, son un poco más participativo. El porcentaje de animales que están inscritos en el libro genealógico anda por el 24% pero es muy bajo, si lo comparamos con vacuno. Los programas de mejora nuestros en ovino son una réplica de los que existía en vacuno de leche, que inició antes los programas de mejora”, ha explicado.

 

Fernando de la Fuente considera que deben ser las asociaciones de ganaderos quienes demuestren a los ganaderos que invertir en genética es rentable.

 

La jornada también ha contado con la presencia de José María Bello Dronda, Product Manager de Nanta, quien ha explicado que la gestión de las explotaciones de ovino es un tema de rentabilidad. “Hay estudios que demuestran que no hay muchas ganaderías que utilicen sistemas de gestión. Se trata de recoger información, ordenarla, procesarla y utilizarla para tomar decisiones”, ha comentado.

 

En ese sentido, ha explicado los sistemas que utiliza Nanta para gestionar la nutrición, el manejo y la economía de las explotaciones. “Buscamos recoger datos básicos para facilitar información útil al ganadero. Cuanto más exhaustiva sea, más real será la información, pero lo primero que hay que buscar es la utilidad”, ha afirmado.

 

Además, el técnico del laboratorio Hipra, Miguel Ángel Sanz, comentó la influencia de la sanidad en el rebaño para herramienta de prevención y mejora de rentabilidad de la explotación.