El Oviedo ‘saca de punto’ al Guijuelo

(Foto: Chema Díez)

Los asturianos fueron superiores al equipo de Rubén de la Barrera que no encontró el pulso al partido pese a haber tenido sus opciones durante los 90 minutos.

 

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL OVIEDO: Orlando; Alba, Sergio Díaz, Pardo, David Fernández; Erice (m. 90 Rivas), Susaeta, Iván Rubio, Señé (m. 79 Sergio Rodríguez); Alain (m. 70 Sergio García) y Annunziata.

 

CD GUIJUELO: Wilfred; Peña, Jonathan, Ángel Martínez, Razvan (m. 78 De la Mota); Moreno, Valero (m. 69 Ballesteros), Manu (m. 66 Gago), Carlos Rubén; Chuchi y Pino.

 

GOLES: 1 – 0 minuto 54, Alba. 2 – 0 minuto 85, Sergio García.

 

ÁRBITRO: Iosu Galech Apezteguia (colegio vasco). Amonestó a Sergio Díaz (m. 30), Erice (m. 42) por parte del Oviedo y a Moreno (m. 23), Annunziata (m. 60), Alba (m. 64) y Orlando (m. 82) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido disputado en el mítico estadio Carlos Tartiere entre Real Oviedo y CD Guijuelo correspondiente a la jornada 28 del Grupo I de Segunda B. Casi 3.000 personas presenciaron el partido.

El Oviedo ‘sacó de punto’ al CD Guijuelo en el Carlos Tartiere; y lo hizo porque no permitió al equipo salmantino ser él mismo y le obligó a hacer un juego al que no está acostumbrado con una presión asfixiante y unas salidas a la contra que tenían veneno, además de no permitir al equipo de Rubén de la Barrera tener la pelota. Un gol de Alba tras un rechace en un córner y un error garrafal de Jonathan Martín al final del partido castigaron al Guijuelo con la segunda derrota consecutiva.

 

Pero se trata de una derrota con la cabeza alta, dando la cara y continuando segundo en la tabla. Viendo el vaso medio vacío, el Guijuelo desaprovechó una oportunidad histórica para colocarse de nuevo colíder y ‘desterrar’ al Oviedo, mientras que viendo el vaso medio lleno el Guijuelo sigue segundo y pierde cuando el resto también lo ha hecho; mal menor.

 

Rubén de la Barrera apostó por ‘sus hombres’, el bloque de siempre y que tan buenos resultados le está dando al entrenador gallego. Las novedades fueron la vuelta de Carlos Rubén tras superar sus molestias y la de Ángel Martínez tras cumplir sanción, en un partido de los que gusta jugar pero que iba a ser muy complicado por el estadio y la entidad del rival.

 

De hecho, el Real Oviedo de Robles (26 años) salió a morder desde el principio y buscaba el área de Wilfred con intensidad aunque no renunciaba a tener la pelota y la posesión, dejando al Guijuelo sin su bien preciado. No en vano, la primera gran ocasión fue para ‘los verdes’ con un remate de volea de Razvan tras el rechace de un córner desde la frontal que se estrelló en la mismísima escuadra, dejando enmudecida la grada y dando el primer aviso.

 

Pero el cuadro ‘azulón’, que ha cambiado de manera notable su intensidad y manera de jugar, llevaba veneno en cada acción de ataque con Alain y Annunziata como protagonistas y Susaeta por el costado derecho. La presión del Oviedo asfixiaba de momento a un Guijuelo desconocido al que no le duraba el balón más de dos pases seguidos; aunque el equipo de Rubén de la Barrera aguantaba el tirón y se puso el mono de trabajo para ‘currar’ de lo lindo.

 

No obstante, poco a poco y con el paso de los minutos, el Guijuelo intentó hacerse con el dominio de la pelota y buscar su juego; en el minuto 22, los salmantinos aprovecharon un error de Díaz en la entrega para salir a la contra y crear peligro aunque el inocente disparo de Pino lo detuvo Orlando sin problemas.

 

El Oviedo obligaba al Guijuelo a hacer lo que los equipos siempre hacen contra el Guijuelo, con presión muy arriba, aunque con el paso de los minutos, los de Rubén de la Barrera movieron mejor la pelota y trataron de buscar sus opciones, con un equipo asturiano intenso y también directo.

 

Pero en el 41, una buena transición del equipo salmantino terminó con una galopada inmensa del ‘duende’ Manu Moreira por la derecha, aunque su centro no encontró rematador en otra buena ocasión de los salmantinos que aguantaban las embestidas ‘azulonas’. Había que bajarse al barro y el Guijuelo lo hizo… ya que consiguió que el Oviedo se diluyese después de unos primeros 25 minutos muy intensos.

 

TIMIDEZ, MAZAZO Y FINAL…

 

En la reanudación,  el Guijuelo avisó en el primer minuto con un buen balón de Chuchi para Carlos Rubén que desbarató Orlando y con otra acción seguida de ataque y peligro dentro del área. Parecía que las cosas habían cambiado y el Oviedo ‘mordía’ menos... o eso parecía porque acto seguido una contra de los de Robles casi le cuesta un gol a los salmantinos pero Ángel llegó providencial para evitar que Alain hiciese el 1 – 0. Susto…

 

Quizá el Oviedo no tenía tanto la pelota pero cada vez que pisaba el área daba una sensación de peligro muy importante. Y en una de ésas, quizá la menos clara, los de Robles hicieron el 1 -0, quizá merecido pero de la manera menos esperada. Un disparo flojo y sin peligro desde la frontal tras botar un córner terminó con Alba golpeando el balón de manera poco ortodoxa para batir a Wilfred ante la incredulidad de los salmantinos. Era el minuto 54 y el partido se ponía muy cuesta arriba. eso y la timidez de los salmantinos en su juego hicieron que el Guijuelo cambiase su versión habitual, más en estos segundos 45 minutos.

 

LOS CAMBIOS NO TUVIERON EFECTO

 

El Guijuelo se quedó ‘grogui’ tras el tanto asturiano… entonces, De la Barrera movió ficha dando entrada a Gago por Manu (fundido) para cerrar la banda y adelantar a Peña en busca de más desborde, al tiempo que se la jugó dando entrada a ‘matador’ Ballesteros por Valero, retrasando también la posición de Chuchi en busca de más remate, y opciones de conseguir el empate.

 

El gol del Oviedo le hizo cambiar ya que se cerró atrás para salir con mucha velocidad a la contra, aprovechando además la entrada de Sergio García y los cambios ofensivos del equipo salmantino. Razvan dejó su sitio a De la Mota para tener más la pelota y buscar opciones por dentro, pero ya no había nada que hacer.

 

Cuando el partido moría, Jonathan ‘regaló’ el segundo gol a Sergio García tras una mala entrega a Wilfred para sentenciar a los salmantinos y ‘sacar de punto’ a un Guijuelo que no se encontró en el Carlos Tartiere pero que siempre da la cara. Eso hasta el final…