El otoño llega con un día de calor, bajada de temperaturas y las primeras lluvias

Las máximas para el sábado llegarán a 30 grados y a partir del domingo podrían llegar las precipitaciones
El verano se acabó para regocijo de unos y tristeza de otros, dando paso a la época otoñal, que llegará cargada de novedades en forma de fenómenos meteorológicos distintos a los de los últimos tres meses.

No obstante, para la jornada de hoy, sábado, las temperaturas oscilarán entre los 13 grados de mínima y los 30 grados de máxima, para despedir el calor, al menos durante los próximos días y dar paso a un descenso de los termómetros y las esperadas lluvias.

Así, para la jornada del domingo, comienza este descenso con unas mínimas de 14 grados y unas máximas de 27, con cielos nubosos y con una probabilidad de precipitaciones elevada por lo que podría haber chubascos de carácter moderado.

Ya el lunes, las nubes seguirán siendo las protagonistas durante toda la joranda, con unas temperaturas que se mantendrán entre los 12 y los 24 grados, para dar paso a un martes donde las lluvias serán las protagonistas, con una bajada de las temperaturas hasta los 11 de mínima y 23 de máxima.

Por último, el miércoles, seguirán las 'necesitadas' precipitaciones y los termómetrso seguirán bajando hasta los 9 de mínima y los 19 grados de máxima.

Verano extremadamente seco
No hay que olvidar que este verano ha sido el segundo más seco en los últimos sesenta años, con precipitaciones en torno al 50 por ciento del valor medio normal, y "ni siquiera un otoño lluvioso podría paliar el déficit del balance hídrico", según ha advertido este viernes el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Alejandro Lomas.

Este verano "extremadamente seco" sólo supera en precipitación media al verano de 1994 y ha "agravado" la evolución de este año hidrológico que "se viene caracterizando por una acusada escasez de lluvias". Así, a fecha de 12 de septiembre el valor medio de las precipitaciones acumuladas desde el pasado 1 de octubre se sitúa cerca de los 400 litros por metro cuadrado (mm), lo que supone un 37 por ciento menos que el valor medio correspondiente a este periodo.