El oeste salmantino, tierra de caballeros y damas, fosos, murallas y grandes batallas

La Ruta de las Fortificaciones invita a pasear por algunas las fortalezas que defendĂ­an el territorio ante posibles ataques

El poniente de la provincia de Salamanca lleva siglos siendo un territorio fronterizo, una zona que no siempre ha vivido la paz actual, de ahĂ­ que en los siglos XVII y XVIII emergiesen diferentes sistemas abaluartados.

Ahora, algunas de estas edificaciones de defensa que se mantienen en pie pueden visitarse a travĂŠs de la Ruta de las Fortificaciones como, por ejemplo, el Fuerte de la ConcepciĂłn que se sitĂşa en el actual municipio de Aldea del Obispo.

El itinerario por esta ruta creada por el turismo cultural se inicia en Ciudad Rodrigo. Desde allĂ­ se sigue con direcciĂłn a San Felices de los Gallegos, donde descansan restos de un complejo abaluartado.

Fuera de las creaciones defensivas de la ĂŠpoca, el turista tambiĂŠn puede deleitarse con el castro de Yecla de Yeltes, que se remonta a muchos siglos atrĂĄs, a la Edad de Hierro. TambiĂŠn se invita a pasarse por uno de los reclamos mĂĄs importantes de la provincia de Salamanca, la estaciĂłn de Siega Verde, donde se conservan unos grabados rupestres de la ĂŠpoca epipaleolĂ­tica.

La ruta anima a seguir hacia la “joya”, que es el Fuerte de la Concepción en Aldea del Obispo, un fuerte defensivo que sirvió para plantar cara en diferentes momentos a ejércitos como el invasor francés en tiempos de la Guerra de la Independencia.

Los interesados pueden dejar la provincia y seguir el camino hasta la localidad portuguesa de Almeida para luego regresar al punto de partida en Ciudad Rodrigo, una ciudad que seduce por sus fosos, sus murallas, sus puentes y otros espacios que pueden completarse con la visita al Centro de InterpretaciĂłn de las Fortificaciones.