El obispo de Salamanca señala que el gesto de Benedicto XVI recuerda al de Juan Bautista

Carlos López afirma que el Papa es "todo un ejemplo de humildad y sabiduría evangélica" y dice que su gesto de renuncia "es de agradecer". 

Carlos López, obispo de Salamanca, ante la decisión del Papa Benedicto XVI señala que “es de agradecer su gesto de renuncia. Qué son las diversas tareas de servicio a la Iglesia, si no un dejar pasar al Señor y su obra de Redención, sin apoyarnos en nosotros mismos y sin creernos exclusivos y necesarios? Recuerda el gesto de Juan Bautista, que señaló a Jesús y desapareció, pues él “no era la luz, sino un testigo de la Luz” (Jn 1, 8). Todo un ejemplo de humildad y sabiduría evangélica tan necesario hoy en la vida eclesial y de nuestra sociedad”.

 

Además señala que Benedicto XVI es un “cooperador de la Verdad”, llevando la contraria a aquellos que le han calificado como “cancerbero de la ortodoxia”. "Es al revés", afirma el obispo de Salamanca. "Con su estudio, su bella y lúcida teología, su luminosa palabra en las Encíclicas y Exhortaciones, todo ello puesto al servicio de la Palabra de Dios, ha estado y está ayudando a los misioneros y misioneras que, por los caminos del mundo y a lo largo de la iglesia extendida por todos los continentes, anuncian el Evangelio del Señor como en la primera hora. Esa es su cooperación a la Verdad, una cooperación a la evangelización, realizada en la Verdad del mensaje de salvación. Ciertamente lo ha hecho con una humildad, sabiduría, claridad y belleza grandes".