El obispo de Salamanca respalda la declaración de Santa Bonifacia como patrona de la mujer trabajadora

Foto: E. P.

Ahora la solicitud necesita la confirmación de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el dicasterio del Vaticano al que corresponde la declaración de los Patronos celestiales.

Los obispos de Salamanca y Zamora, Carlos López y Gregorio Martínez Sacristán, respectivamente, han respaldado la petición de aprobación de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) por la que se ha declarado a Santa Bonifacia Rodríguez de Castro como patrona de la mujer trabajadora.

 

En las diócesis de estas provincias ha sido donde se ha realizado la fase diocesana del proceso de canonización. Ahora la solicitud necesita la confirmación de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el dicasterio del Vaticano al que corresponde la declaración de los Patronos celestiales, según ha informado la Diócesis de Zamora en un comunicado.

 

Tal como informa la CEE tras la CVI reunión de su Asamblea Plenaria, Santa Bonifacia Rodríguez de Castro fue una "pionera en la defensa y dignificación de la mujer trabajadora" durante la revolución industrial y en la época de la primera encíclica social del Magisterio pontificio, Rerum novarum, del papa León XIII (1891).

 

La Madre Bonifacia, como se la conoce en Zamora, fue beatificada por Juan Pablo II en Roma el 9 de noviembre de 2003, y canonizada por Benedicto XVI en la misma ciudad el 23 de octubre de 2011.

 

Fue una mujer que luchó por la educación de la mujer durante los últimos años del siglo XIX y tuvo "mucho que ver" con la ciudad de Zamora donde vivió entre 1883 y 1905, año en que falleció, y fue enterrada en el Cementerio 'San Atilano' de la capital. Sus restos fueron trasladados en 1945 a Salamanca donde reposan, desde 1949, en un mausoleo construido en la capilla del Colegio de la Casa Generalicia de las Siervas de San José.

 

El obispo de Zamora tuvo ocasión de mostrar en un artículo en L'Osservatore Romano, con motivo de su canonización, la trayectoria vital que llevó a la Madre Bonifacia de Salamanca a Zamora, donde "vivió fraternalmente la oración y el trabajo", además acogió a las niñas y jóvenes sin trabajo a través del Colegio de las Desamparadas.

 

Actualmente, se encuentran en Zamora dos comunidades de las Siervas de San José, el Centro educativo concertado 'Divina Providencia' situado en el mismo emplazamiento en el que la Madre Bonifacia tuvo su casa taller, y el Colegio San José.