El Obispado de Salamanca se pone a disposición de la Justicia para aclarar un posible caso de abusos de un sacerdote a un menor

Iglesia de San Julián en Salamanca

"En el momento en que el Obispado disponga de los datos y valoraciones relativos a los hechos denunciados, tomará las medidas disciplinares a las que pudiera haber lugar".

El Obispado de Salamanca ha mostrado su disposición a prestar a la Administración de Justicia "la colaboración que sea necesaria" para aclarar un posible caso de abusos sexuales a un menor por parte de un sacerdote diocesano de Salamanca.

 

Este comunicado viene a colación de una noticia publicada por el diario 'Público' que destaca que la víctima, Javier Paz Ledesma, sufriós abusos sexuales "entre los 10 y los 20 años (de 1982 a 1992)", hecho que ha denunciado en los juzgados de Salamanca y que tuvieron lugar en la iglesia de San Julián de Salamanca.

 

Además, el diario de tirada nacional se ha puesto en contacto con el sacerdote acusado que ha negado tal y hecho y ha destacado: "Parece ser que quiere dinero".

  

"En consonancia con la moral católica y la disciplina de la Iglesia, manifestamos nuestra más firme condena de todo abuso sexual de menores; con mayor motivo si el abuso es cometido por un sacerdote", ha señalado a través de un comunicado sobre este posible caso, que presuntamente se produjo hace más de 20 años y que ha sido puesto en conocimiento de los tribunales.

  

"En el momento en que el Obispado de Salamanca disponga de los datos y valoraciones relativos a los hechos denunciados, tomará las medidas disciplinares a las que pudiera haber lugar, en consonancia con el Derecho de la Iglesia. Mientras tanto, el sacerdote goza del derecho de presunción de inocencia", ha aseverado.

  

No obstante, el órgano eclesiástico ha apuntado en el comunicado que el sacerdote acusado está en situación de jubilación canónica y no tiene encomendado ningún oficio eclesiástico. Además, "para prevenir el posible escándalo de los fieles, de forma cautelar, mientras se esclarecen los hechos, el sacerdote afectado se abstendrá de ejercer en público el ministerio sacerdotal", ha concluido.