El número '1' al Congreso, terreno vedado para (casi) todas las mujeres en Salamanca

Pilar Fernández Labrador

Los grandes partidos rara vez han confiado en sus mujeres como cabezas de lista por Salamanca: sólo una lo ha conseguido para el Congreso.

Casi 40 años después de las primeras elecciones legislativas, las candidaturas por Salamanca siguen teniendo un enorme protagonismo masculino. Ni la paridad ni las listas cremallera han logrado derribar el último muro: el que separa a las políticas del número 1 de una lista.

 

La prueba es que prácticamente nunca una lista de las que partía con posibilidades ha sido encabezada por una mujer, y de nuevo para el próximo 26 de junio los números uno de los partidos que se van a disputar los escaños son, invariablemente, del sexo masculino. Una barrera que sólo se ha logrado superar una histórica de la política salmantina.

 

A pesar del acuerdo tácito para hacer listas más o menos paritarias, el caso es que este 26J los números uno de PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos son todos hombres. Populares y socialistas sí llevan mujeres en el número dos al usar las listas 'cremallera'; la unión de Podemos e IU deja el dos y el tres para las mujeres; y Ciudadanos se salta esta opción porque hace sus listas aplicando el resultado de las primarias. Las excepciones a la regla hay que buscarlas en el resto de fuerzas: UPyD, Partido Comunista y Recortes Cero sí llevan mujeres al frente, aunque sus opciones son escasas.

 

Sin embargo, y como para todo, hay precedentes honrosos. En las primeras elecciones democráticas ya hubo un partido que puso al frente de su candidatura a una mujer: fue el PC con Lucía García Hernández.

 

Y en 2008 Ciudadanos, entonces una formación incipiente, puso a Elvira Méndez como número uno de su lista al Congreso. Más recientemente, el pasado diciembre, Podemos confió en María José Jiménez como número uno para el asalto al escaño, para el que tenía posibilidades. 

 

Entre medias, el único precedente real, la única ocasión en la que una mujer ha sido la apuesta de un partido con posibilidades... y ha triunfado. Se trata de Pilar Fernández Labrador, una pionera de la política en Salamanca.

 

La madre del diputado 'popular' José Antonio Bermúdez de Castro fue la número uno de la lista de Coalición Popular, la marca con la que Alianza Popular y el Partido Demócrata Popular se presentaron a varias elecciones durante los años '80En 1986, y con Manuel Fraga como candidato a la presidencia del Gobierno, logró 105 diputados, entre ellos, uno por Salamanca: el de Fernández Labrador.

 

Madre y mujer de políticos, ya en 1979 fue candidata a la alcaldía de Salamanca con UCD y fue la más votada; sólo un pacto entre PSOE y PCE permitió al socialista Jesús Málaga arrebatarle la alcaldía.

 

Estos precedentes explican la corta nómina de mujeres diputadas por Salamanca. Que se contrapone con la larga lista de políticas que han encabezado listas al Senado en los últimos años: de hecho, en 2011 casi todos los partidos tenían en sus candidaturas por Salamanca una mujer como número uno para la Cámara Alta.