El nuevo plan de juventud nace tarde, sin presupuesto y sin métodos para controlar su ejecución

El concejal popular Daniel Llanos, en el Ayuntamiento

Se ha aprobado con sólo tres años por delante y sin un euro de dotación y carece de cronograma o criterios de diagnóstico y seguimiento. Consta de 200 medidas.

El pleno municipal ha aprobado esta mañana el III Plan de Juventud del Ayuntamiento de Salamanca, que llega con retraso, con sólo tres años por delante y sobre el que los grupos de la oposición albergan muchas dudas. PSOE, que se ha abstenido, Ganemos (a favor) y Ciudadanos (a favor) han criticado la falta de presupuesto o de un cálculo de lo que se va a invertir; que va tarde porque sólo tiene tres años por delante y no la legislatura entera; y que no incorpora métodos para comprobar su eficacia como un cronograma con los tiempos previstos de implantación o criterios para diagnosticar si se cumple o no.

 

"Efectivamente, pudo haber sido aprobado antes, en el pleno de junio, pero ante las circunstancias (al disolverse las Cortes) decidimos abrir un nuevo proceso de participación para que todos los jóvenes que quisieran hacer propuestas pudieran hacerlas", ha dicho el concejal Daniel Llanos, que asegura que no lo aprobaron antes para que no se les acusara de electoralismo y que empezaron a trabajar el día que entraron en el Ayuntamiento.

 

"Es verdad que este plan no cuenta con memoria económica. Es verdad que no se ha plasmado la cuantía económica que supondrán las 200 medidas", ha reconocido Llanos, que dice que es complicado calcularlo por la transversalidad de lo que propone; ha puesto el ejemplo de que ningún ayuntamiento lo ha hecho y que, en caso de hacer dicho un presupuesto, sería aproximado. Se ha comprometido a que todas las medidas tendrán cobertura presupuestaria.