El nuevo peaje portuguĂŠs desde Fuentes de OĂąoro ya es una realidad

Los transportistas critican esta nueva medida y denuncian su situaciĂłn de desventaja con respecto al sector portuguĂŠs, que tendrĂĄ una bonificaciĂłn.

Hoy entra en vigor el nuevo peaje para las autopistas de Portugal. Desde ahora la entrada al paĂ­s vecino serĂĄ mĂĄs cara debido al pago por el uso de las autopistas que todos los conductores deben abonar para transitar por ellas. Esta polĂŠmica medida estaba prevista para el pasado mes de abril pero el gobierno luso la paralizĂł hasta hoy. El objetivo es reducir la situaciĂłn de quiebra en la que se encuentra la empresa lusa Estradas de Portugal.

Con este nuevo peaje, cuatro autovĂ­as que hasta ahora eran gratuitas pasarĂĄn a ser de pago, dos de ellas que unen Portugal con EspaĂąa. Se trata de la A-23, que une Fuentes de OĂąoro con Abrantes y, ademĂĄs, la Via do Infante, que conecta el Algarve con la provincia de Huelva.

El precio establecido es de 8 cĂŠntimos por kilĂłmetro recorrido para los vehĂ­culos de categorĂ­a 1 y sube hasta los 14 cĂŠntimos para la categorĂ­a 2, entre los que se incluyen coches como los monovolĂşmenes. AsĂ­, un viaje de ida y vuelta desde Fuentes de OĂąoro hasta Aveiro ronda los 15 euros, mientras que hasta Lisboa, entrando por este paso fronterizo, llega hasta los 60 euros.

Este nuevo peaje ha suscitado polĂŠmica, tanto por el precio como por el sistema de pago, ya que es obligatorio el uso de un dispositivo electrĂłnico denominado Via Verde. Por ello, la ComisiĂłn de Utilizadores de la A-23 ha entregado 20.000 firmas al primer ministro luso para solicitar la eliminaciĂłn del peaje. Y es que este pago ha reducido el trĂĄfico de las carreteras en las que es obligatorio. En la A-28, que une Oporto con Galicia en estos meses el trĂĄfico ha caĂ­do un 25%.

Por su parte, los transportistas españoles que viajan a Portugal critican esta medida. El presidente de la Federación Regional de Asociaciones Provinciales de Transportes de Mercancías por Carretera de Castilla y León, Juan Luis Feltrero, ha pedido prudencia a la hora de valorar esta situación debido a que “aún tenemos pocos datos y todavía no sabemos cómo va a funcionar”.

No obstante, Feltrero afirma que será uno de los temas que se aborden en la reunión de la confederación del transporte del próximo día 14 porque “es algo totalmente negativo para el sector, que no atraviesa un momento en el que pueda permitirse este tipo de situaciones”. En este sentido, ha criticado la “situación de desventaja” en la que se encuentran los transportistas españoles. “Los transportistas lusos tendrán una bonificación que nosotros no tenemos y a ellos venir aquí no les cuesta nada”, afirma.

Como realizar el pago
Este nuevo peaje elimina el tradicional sistema de ventanilla y funcionario para el pago en efectivo o con tarjeta de crĂŠdito. Ahora estas carreteras disponen de unos arcos que leen y fotografĂ­an las matrĂ­culas y descuentan el pago desde el dispositivo electrĂłnico, que estĂĄ asociado a una cuenta.

Para los extranjeros que viajen por estas autopistas hay diversas opciones. En primer lugar se puede adquirir este dispositivo a un precio de 27,50 euros, aunque, obligatoriamente, debe estar asociado a una cuenta bancaria portuguesa. Por otra parte, tambiĂŠn se puede alquilar a un precio de 27,50 euros que se devuelve al entregar el dispositivo. No obstante, ademĂĄs de los pagos del peaje, los usuarios deberĂĄn abonar 6 euros por la primera semana y 1,50 euros las siguientes hasta un plazo mĂĄximo de dos meses.

Estos dispositivos se pueden comprar o alquilar en las tiendas VĂ­a Verde de Portugal o en las sucursales de Caixa Geral en EspaĂąa, Ressa, Servisa o Setir.

Asimismo, existen otras opciones. Se trata de tarjetas que se pueden comprar en la web de Correios de Portugal y en algunas ĂĄreas de servicio prĂłximas a la frontera. AsĂ­, dispone de una tarjeta precarga de 20,62 euros que es vĂĄlida para tres dĂ­as y se puede adquirir un mĂĄximo de seis veces al aĂąo. Por otra parte, existen otras dos tarjetas prepago, una para cinco dĂ­as a la que se le pueden hacer cargos de entre 10 y 20 euros, y otra con un precio fijo para el trayecto que se quiera realizar.