El 'nuevo' Guijuelo impone la cordura y logra un punto en Izarra que sabe a más

El CD CD Guijuelo ha iniciado la 'era Jordi Fabregat' con buenas sensaciones en el juego y con un empate que sabe a más al encajar el 2-2 en el 88 tras un error. Serio, seguro y compensado, el equipo se lleva un punto que ilusiona.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD IZARRA: Aitor Navarro; Eneko, Polaco, Cabrera, Maestresalas; Sam Piette, Bruno, Yoel (m. 62 Briñol), Goñi (m. 45 Galán); Manjón y Deivid (m. 45 Pito).

 

CD GUIJUELO: Kike Royo; Raúl Ruiz, Jonathan, Héctor, Ángel Sánchez; Carles, Juliá (m. 75 Luque), Jonxa, Gordillo; Manu Dimas (m. 80 Piojo) y Pino (m. 90 Carmona)

 

GOLES: 1 - 0 minuto 8, Isaac. 1 - 1 minuto 22, Pino. 1 - 2 minuto 85, Pino. 2 - 2 Isaac, minuto 88.

 

ÁRBITRO: Navarro Collados (colegio valenciano). Amonestó a Bruno (m. 44) y Pito (m. 87) por parte del Izarra y a Carles (m. 24) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 15 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en Merkatondoa a CD Izarra y CD Guijuelo.

A veces en la vida, basta con imponer la lógica para que las cosas salgan bien con mayor facilidad. No es una verdad al absoluta, pero las posibilidades de éxito son mucho mayores. Así ha empezado la 'era Fabregat' en el CD Guijuelo: imponiendo la cordura. Y es que, cuando colocas a los jugadores en su lugar en el terreno de juego, bien acompañados y con una compensación en el sistemas, los resultados serán casi siempre positivos.

 

Y así fue, porque el equipo supo sobreponerse a un error inicial para empezar el partido con el marcador en contra. Pero, lejos de venirse abajo, el CD Guijuelo tuvo cabeza y siguió haciendo su fútbol apoyado en un gran Néstor Gordillo, que desde el inicio es titular, con Pino mucho mejor acompañado y una mayor unión entre líneas que dieron como resultado un empate que sabe a más en un campo tan complicado como Merkatondoa (2-2) con dos goles de un Antonio Pino que si deja de ser una 'isla' es rentable para el equipo. Isaac en el 88 puso las tablas tras una indecisión atrás.

 

El primer once de Jordi Fabregat en Guijuelo presentó bastantes novedades en relación al de pasadas jornadas con Mateo García, con cambios tácticos importantes en defensa y ataque y en el sistema táctico del conjunto.

 

Así, Fabregat contó con un 4-4-2, que en fases del partido mutó a un 4-2-3-1, sistemas similares salvo en la opción del jugar con dos puntas o hacerlo con Dimas un poco por detrás de Pino. Juliá y Carles tomaron el mandeo del centro del campo, con Jonxa partiendo de una banda y 'el brujo' Gordillo saliendo de inicio, como el jugador con más clase del equipo, aunque la movilidad de los tres de arriba daba lugar a permutación de posiciones. El 'sacrificado', en este caso, fue Luque.

 

El choque comenzó con intensidad por parte del CD Guijuelo y con la premisa clara de tener el balón, construir a bases de él y con el objetivo de buscar al 'brujo' Néstor Gordillo, generador del fútbol del equipo salmantino. Además, Antonio Pino ya agradecía contar con alguien a su lado.

 

El Guijuelo juntó más sus líneas y contó con más apoyo en todas sus lineas para compensar el juego ofensivo y defensivo del equipo y desgastar menos a todos los jugadores. Pero, cosas del fútbol, al equipo no le acompañó la fortuna con un resbalón de Ángel en un balón desde atrás a la espalda, que dejó a Bruno con espacio para poner el balón a Isaac y que éste batiese a Kike Royo en el minuto 8. Otra vez el equipo debía remar contra la corriente ante el más imposible en Merkatondoa y se enfrentaba a un marcador adverso.

 

A partir de ese momento, el CD Guijuelo debía despejar la menta y tener la paciencia necesaria para llegar arriba y buscar la opción correcta en el momento adecuadio. Y ésta llegó en el 22 , con un buen balón de Dimas al 'brujo' que hizo de las suyas y que demostró por qué debe jugar siempre. Su aparición dejó un balón por encima del portero con gran calse que Pino remachó dentro del área para poner el empate y reflejar en el marcador la mejoría del equipo de Fabregat.

 

A partir de ahí, el equipo no perdió su filosofía, pero sí supo adaptarse a las circunstancias de un campo como Merkatondoa, a la vez que contó con un sistema más adecuado a su necesidades y que permitía llevar la lógica al terreno de juego. Nestor Gordillo seguía dando lecciones de fútbol, mientras que la movilidad de Jonxa y Dimas permitía al equipo una liberación para Antonio Pino, que ya no está reñido con el gol.

 

La primera parte sirvió para ver a un Guijuelo reconocible y compensado que no se había visto en lo que va de temporada, y eso, es ya un paso, además de colocar a cada uno en su sitio.

 

Nestor fue uno de los destacados del partido (Fotos: Twitter CD Guijuelo)

 

LA MIEL EN LOS LABIOS...

 

En la reanudación, el guión del partido no cambió y el CD Guijuelo seguía imponiendo su estilo en ambos lados del campo, apenas sin pasar apuros atrás y sin rifar balones inncesarios. El choque no presentaba muchas ocasiones ofensivas, pero por la intensidad del Izarra y su juego defensivo.

 

No en vano, el equipo pasó por un momento complicado, pero supo trabajar y ponerse el mono de trabajo para lograr superar las dificultades, y siempre con la amenaza de Gordillo, Dimas y Pino, pero con un juego más equilibrado.

 

 

También supo sufrir el equipo en un momento complicado del partido, donde se colocó el 'mono de trabajo' y supo capear el temporal ante un Izarra que estaba haciendo su partido. En el 75, Fabgregat movió el banquillo y dio entrada a Luque por Juliá con el fin de ir a por el partido (antes esto no pasaba) y buscar nuevas opciones en la salida del equipo. Cinco más tarde, Dimas dejó su puesto en el campo para dar entrada a Piojo para intentar aprovechar la velocidad arriba.

 

En el 85, Pino hixo el 1-2 tras una buena jugada de los salmantinos, demostrando que sí se centra en hacer lo que mejor sabe, el éxito está garantizado. Solo tres después, el Guijuelo recibió un mazazo quizá demasiado injusto tras una indecisión atrás, con una pelota larga, punto fuerte del Izarra en su campo.

 

El punto del Guijuelo sabe a más que eso y con la sensación de que de una vez por todas se ha impuesto la cordura dentro y fuera del terreno de juego en el aspecto deportivo. Luces como Néstor o Pino y el engranaje del equipo invitan al optimismo en el inicio de la 'era Fabregat', con apenas sombras.

Noticias relacionadas