El nuevo convenio de comercio, listo para la firma después de tres años

Establecimiento comercial en el centro de Salamanca. Foto: M. J. Ruiz

Sindicatos y patronal evitan que quede sin efecto el marco de las relaciones laborales de 10.000 trabajadores. Es el primero de Castilla y León que se adapta al nuevo escenario de los 16 días de apertura comercial en festivos.

16 DÍAS, FESTIVOS, ANTIGÜEDAD...

La clave para que el acuerdo sea un hecho ha estado en adaptar el convenio a la realidad del sector, lo que ha supuesto trabajar en varios puntos. Hasta que no se firme el nuevo documento, será difícil saber hasta dónde se ha llegado en la negociación, pero adaptar los actaules contratos a la realidad de los 16 días ha sido una de las líneas de trabajo, con un nuevo tipo de contrato de lunes a domingo que permite organizar mejor la atención de los comercios. La forma de acumular antigüedad laboralel pago de salarios en caso de incapacidad temporal leve o el régimen de permisos y vacaciones también han sido objeto de debate.

El nuevo convenio del sector comercio, uno de los más importantes y que afecta a mayor número de trabajadores de Salamanca, está prácticamente listo para la firma. Así lo ha podido saber este medio de fuentes de la negociación, que se aprestan para hacerlo realidad en las próximas horas. De hecho, antes de que acabe la semana puede estar firmado, aunque las partes piden prudencia porque se están estableciendo los últimos detalles. No obstante, el acuerdo básico es firme después de un largo proceso de negociación.

 

El acuerdo supone casi un hito para las relaciones laborales en Salamanca, y también en Castilla y León. El actual convenio databa de los años 2009 y 2010 y debería haber sido renovado entonces; pero primero se prorrogó por un año su vigencia (2011) y durante 2012 se movió en la ultraactividad. Sin embargo, los límites puestos por el Gobierno impide que se puedan prorrogar convenios sin sentarse a negociar. Esto suponía que, de no haberlo renovado antes de final de este año, podría haber cesado en su vigencia y obligar a los trabajadores y empresarios del sector a regirse por el estatuto de los trabajadores. Un marco muy inferior al que hasta ahora han tenido los 10.000 trabajadores del sector en Salamanca.

 

Por este motivo, el pasado octubre sindicatos y la patronal Aesco llegaron a un acuerdo para prorrogar el convenio hasta el 31 de diciembre para dar tiempo a negociar un nuevo marco. En la negociación tenían un peso especial tanto la adaptación a la apertura de 16 días festivos al año para el pequeño comercio, que influye en retribuciones o descansos, como acompasar los términos del convenio a la realidad económica del sector, con varios años de constantes bajadas en las ventas.

 

Ambas partes, sindicatos y patronal, han destacado el ejercicio de responsabilidad que supone el clima de entendimiento que va a derivar en la firma del nuevo convenio. Tanto representantes sindicales como de Aesco destacan, por igual, que con el acuerdo se evita la pérdida de vigencia y de derechos que hubiera implicado pasar a regirse por el estatuto de los trabajadores. Además, la patronal considera positivo que se hayan considerado propuestas de los empresarios que otros años no se hubieran tratado y, desde los sindicatos, creen que el acuerdo, a pesar de los cambios, es positivo.

 

El nuevo convenio es, además, el primero de Castilla y León que se renueva ya adaptado a la apertura de 16 domingos o festivos que regirá el año que viene en Salamanca, Santa Marta, Carbajosa, Arroyo de la Encomienda, zonas de Valladolid y Ávila (en este último caso, serán 18 tras reducirse la apertura total acordada el año pasado). Estos 16 días cambian el panorama del comercio de proximidad y tradicional en estas localidades tras el acuerdo alcanzado por la Junta y las patronales del sector, negociación en la que Aesco tuvo un papel determinante.