El nuevo aparcamiento pensado para el Hospital obliga a cruzar todo el campus Unamuno para llegar

El nuevo aparcamiento gratuito, en Huerta Otea. Foto: De la Peña
Ver album

El alcalde visita uno de los nuevos solares convertidos en aparcamiento: pretende dar servicio al Hospital aunque está en Huerta Otea y hay que cruzar todo el campus Unamuno. El resto, como es habitual, están lejos del centro, donde se concentra el problema de aparcamiento.

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernánez Mañueco, ha dado el punto de partida a una nueva ronda de solares convertidos en aparcamientos. Su visita a las obras de uno de los cinco previstos, en Huerta Otea, supone la próxima puesta en servicio de nuevos aparcamientos en solares sin uso, una política recurrente del equipo de Gobierno: ya son dieciséis los terrenos de toda la ciudad adaptados a este nuevo uso. Se trata de aparcamientos disuasorios, pero que generalmente están lejos del centro o de barrios donde se concentra el problema del estacionamiento.

 

Esta nueva tanda se anunció en noviembre de 2015 y casi un año después están listos para entrar en funcionamiento casi todos: suman 393 plazas. Mañueco ha elegido uno que todavía está sin terminar junto al parque de Huerta Otea y que pretende dar servicio a los usuarios del Hospital. Son 169 plazas repartidas entre el solar de la calle José Lamano Beneite y otro cercano en Henry Collet. Si eligen aparcar aquí, tendrán que atravesar desde este parque por todo el campus Unamuno para llegar al complejo hospitalario.

 

Este nuevo estreno 'cumple' con una de las características habituales en la conversión de solares vacíos en aparcamientos de superficie: casi todos están lejos del centro o de barrios donde hay problemas de aparcamiento. Además de los dos citados, se han arreglado el solar triangular en la avenida de San Agustín con la avenida de Salamanca (176 plazas) y otro frente al parque de Bomberos (28 plazas), el primero más allá de la plaza de toros y el segundo casi en Ciudad Jardín; una parcela situada entre las calles Mayor de Chamberí y Estrecha de Tejares (20 plazas). Estarán en funcionamiento en breve porque varios están terminados; y para el futuro queda otro en la avenida de Agustinos Recoletos, en la zona comprendida entre el nuevo edificio de Correos y las edificaciones, que no ha sido licitado.

 

Con la única excepción del de la calle La Radio o el que hay las calles Rías Bajas y El Salvador, frente la residencia Montevideo, que sí tienen uso y resuelven un problema, el resto están lejos del centro y no mejoran la demanda de aparcamiento. Varios se pasan el tiempo vacíos o están ocupados en ocasiones por otros usos, caso del de habilitado junto al convento de las Bernardas en la avenida de La Aldehuela, que usa habitualmente un circo; o el habilitado frente al instituto Venancio Blanco, que debería ser un parque.