El niño herido en la cabeza tras el ataque de un perro se recupera bien y pasa a planta

El niño de cuatro años que sufrió heridas graves en la cabeza y en la cara tras ser atacado por un perro en Ciudad Rodrigo se recupera de las lesiones en el Hospital Clínico de Salamanca y ya se encuentra en planta tras abandonar la UCI pediátrica.
E. S. C.

Esta positiva evolución fue anunciada ayer por la familia del menor, que añadió que “ya no llora tanto y se queja menos”, por lo que podría ser dado de alta en el plazo aproximado de una semana, aunque se teme que las marcas de las graves heridas causadas por el perro tarden tiempo en borrarse del rostro de su víctima. Las mismas fuentes apuntaron que el can de la raza bull terrier que agredió al pequeño en una finca de Pedro Tello, anexa al barrio de Santa Marina, se halla actualmente en cuarentena en la perrera municipal de Ciudad Rodrigo y de momento no será sacrificado. La intención de las autoridades es mantenerlo en custodia para poder someterlo a estudio en caso de que el niño desarrolle alguna enfermedad transmitida por el animal.

Asimismo, la posibilidad de denunciar al dueño del perro ha quedado prácticamente descartada, ya que “es un amigo de la familia y lo que ha ocurrido es un accidente”, apuntan los allegados del menor, quienes recuerdan que el bull terrier fue llevado a la finca a petición del padre del menor, que quería cruzar al animal con una perra de su propiedad.

El ataque se produjo al filo de las 18.00 horas del pasado jueves, cuando el niño se acercó hasta el perro, que estaba atado, posiblemente con la intención de jugar con él. Ante la presencia del pequeño, el animal reaccionó de forma violenta, y comenzó a atacarle. El bisabuelo del pequeño se percató enseguida de la situación, acudiendo a separar al animal del pequeño. Sin embargo, el perro ya le había causado importantes daños, principalmente en la cara y en la cabeza. A pesar de la evolución favorable del pequeño, la familia asegura estar “hecha polvo”, en especial la madre, que no estaba con el niño cuando fue atacado.