El nacionalista Agirretxea reclama a Salamanca una Ikurriña "arrebatada" de un 'batzoki'

"Es nuestra y no tienen ningún derecho a retenerla ¿Por qué está allí? ¿Cómo ha llegado allí? ¿Acaso el Estado español o sus instituciones, incluido el Ejército, es el legítimo heredero de quién la arrebató?".

 

ABRE LA PUERTA A UNA CESIÓN TEMPORAL

  

El ministro le ha contestado recordándole que en 2008 --bajo Gobierno socialista-- se aprobó un real decreto que establecía un procedimiento para la restitución y devolución de este tipo de bienes.

  

"¿Qué pasó? ¿Por qué no lo solicitaron ustedes? Ahí estaba el procedimiento para poderlo recuperar y no se recuperó", le ha soltado, lo que ha provocado la protesta del portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, al que el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha llamado al orden.

  

En este contexto, Catalá ha recordado que, en virtud de esa norma se devolvieron documentos que habían pertenecido al primer lehendakari, José Antonio Aguirre, que ocupó ese cargo en 1936, y también ha dejado abierta la vía a la cesión temporal de determinadas piezas entre museos.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha remarcado este miércoles que lo que dificulta la devolución a sus propietarios de símbolos incautados en la Guerra Civil no son problemas "políticos", sino de carácter "jurídico".

 

Catalá ha hecho esta matización ante el PNV, que ha pedido poder recuperar banderas y otros objetos "arrebatados" por el bando franquista y se ha preguntado si el Estado español y sus instituciones, incluido el Ejército "los retienen por ser legítimos herederos" de quienes se los quitaron a sus dueños.

  

Tras intentar sin éxito dos semanas consecutivas que fuera la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien diera una "respuesta política" a esta inquietud en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso, los nacionalistas vascos aceptaron con críticas que fuera el titular de Justicia quien contestase este miércoles a la pregunta que sobre el asunto había registrado su portavoz de Cultura, Joseba Agirretxea.

  

El propio diputado ha reclamado al ministro esa "respuesta política" que, a su juicio, corresponde a un tema que afecta a los ministerios de Justicia, Educación y Defensa y le ha preguntado cuándo piensa el Ejecutivo devolver "a sus legítimos propietarios" las enseñas y banderas que fueron "arrebatadas" a partidos o sindicatos que defendieron la "legalidad republicana" tras la sublevación de 1936 y que siguen en archivos o museos estatales.

 

"INTERÉS LEGÍTIMO Y RAZONABLE"

  

Y ha remarcado que la incorporación automática de estos símbolos al "patrimonio español como botín de guerra" supone "una ofensa para sus legítimos propietarios" y demuestra "un nulo respeto a la memoria".

  

Catalá ha dicho comprender el "legítimo y razonable interés" que tiene el PNV en recuperar este material, pero ha querido dejar claro que "no hay ninguna razón política que impida la devolución de esas piezas históricas", sino que lo que hay son obstáculos de "carácter jurídico" porque es preciso respetar las normas vigentes.

 

En este sentido, ha recordado a Agirretxea que esas enseñas no son "simples objetos", sino que se trata de "bienes históricos que integran los fondos museísticos del Estado" de los que son titulares los departamentos de Cultura o Defensa.

 

PARTE DE "LA MEMORIA DE TODOS LOS ESPAÑOLES"

  

Además, le ha garantizado que "no reciben ningún tratamiento distinto" al que se da al resto de elementos "que conforman la memoria histórica del país", incidiendo en que se trata de la "memoria colectiva de todos los españoles" que, por tanto, están "a disposición de todos los españoles".

  

Para ilustrar su argumentos Catalá ha citado el preámbulo de la Ley de Patrimonio Histórico que establece que estos bienes "han de estar adecuadamente protegidos y puestos al servicio del conjunto de los ciudadanos porque ese el camino a la libertad de los pueblos". "Esa ley no la hizo un Gobierno del PP, sino del PSOE y yo estoy muy de acuerdo con ese preámbulo", ha puntualizado.

  

En su segundo turno, Agirretxea se ha asumido que "hay injusticias que jamás se repararán", pero ha pedido al Gobierno que "por lo menos" tenga "la dignidad de tener un comportamiento mínimamente democrático" porque "no es necesaria ninguna legislación para que el Gobierno devuelva lo incautado".

  

El diputado nacionalista ha mostrado desde su escaño un cartel con la réplica de la 'ikurriña' incautada en la sede del PNV de Gauteguiz de Arteaga (Guipúzcoa) que, según ha descubierto el partido tras una "gran investigación", está en el Archivo de Salamanca.

  

"No está donada, cedida, ni dejada en usufructo sino que fue arrebatada de un 'batzoki'. ¿Qué hace en Salamanca? Es nuestra y no tienen ningún derecho a retenerla ¿Por qué está allí? ¿Cómo ha llegado allí? ¿Acaso el Estado español o sus instituciones, incluido el Ejército, es el legítimo heredero de quién la arrebató?", ha preguntado Agirretxea, recalcando que esa 'ikurriña' "no es de todos los españoles".

  

Tras apuntar que el Estado debe tener en su poder también muchas enseñas incautadas a otros partidos o sindicatos como la UGT o la CNT, ha preguntado al ministro si es capaz de imaginar que en Francia o Alemania hubiera museos donde se exhibieran "las bandeas arrebatadas por los fascistas".