"El mundo necesita embajadores charros para que otros sepan lo que tenemos en nuestra tierra"

Rubén Moreno, en su despacho de la cadena estadoundense Univisión

Rubén Alberto Moreno Rodríguez, es un salmantino orgulloso de serlo a pesar vivir a miles de kilómetros, en Los Ángeles (EEUU). Asegura que Salamanca es una gran ciudad y por eso se encarga de 'venderla' allá donde va. Es periodista y, estos días, él es la noticia. Tiene en sus manos un EMMY como redactor del programa de Univisión ‘A primera hora’, galardonado por Academia de Artes y Ciencias de la Televisión de EEUU.

Rubén tiene 36 años, nació en Salamanca un 6 de enero de 1979 “me trajeron los Reyes Magos”, bromea. Se licenció en Comunicación Audiovisual en la Universidad Pontifica de Salamanca, con la promoción de 2001. Antes, pasó por el Fernando de Rojas y el colegio San Estanislao de Kostka ‘El Milagro de San José’, en sus años de juventud tocó el órgano en misa, fue árbitro de fútbol y estudió solfeo y piano. Y entre 1997 y 2003 fue teclista de la orquesta Kronos. Su primer contacto con la profesión lo tuvo en Onda Cero Salamanca y, de ahí, por cuestiones personales viajó a Estados Unidos, donde comenzó una fructífera carrera con la que ha logrado ganar un EMMY como redactor, uno de los prestigiosos premios que concede la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión de EEUU.

 

- ¿Cuál es el premio que has recibido?

 

- He recibido un EMMY conmemorativo. Y explico lo de conmemorativo. El EMMY es el premio más importante que otorga la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión. Es como el Oscar en cine. El EMMY lo ganamos como mejor informativo matinal en Los Ángeles. Es decir, lo ganamos en equipo, todos los que hacemos posible el programa. Somos más de 20. Yo soy el redactor. A cada uno que formamos el equipo le han dado un EMMY con su nombre y su función en el programa. En mi caso pone: Rubén Moreno / Writer. Se llama conmemorativo para distinguirlo del EMMY que ganó el programa. El EMMY se ganó en agosto, y ahora, en octubre, nos lo han entregado con nuestro nombre puesto. 

 

- ¿Qué supone para tu carrera profesional?

 

- Ganar el EMMY es algo que no estaba en mis planes profesionales. Nunca había soñado con esto. No trabajo para acumular premios, sino para dar de mí lo mejor en lo que me gusta. Pero ganar el EMMY significa que alguien reconoce el buen trabajo que se hace y te anima a seguir superándote. 

 

- ¿Te esperabas o intuías que lo ibais a recibir? 

 

- Uno de los productores había acudido a la gala donde los entregaban. Y yo estuve pendiente todo el día de las redes sociales para saber si el programa había ganado, y cuando lo leí me sentí sumamente bendecido porque el trabajo que hacemos cada mañana había sido honrado con este prestigioso premio. La verdad, no lo esperaba porque competíamos con programas muy buenos en inglés, pero nosotros que somos un canal en español nos llevamos el mérito.

 

- ¿Por qué y desde cuándo estás en Los Ángeles?

 

- Vivo en Los Ángeles desde 2004. Vine cuando me casé con la que ahora es mi ex mujer. Con ella tengo dos hijas, de ocho y cinco años. Hace dos años me divorcié y, actualmente, vivo con mi pareja, a quien ya llevé a Salamanca la Navidad pasada, y le encantó. Mi familia también quedó encantada con ella.

 

- ¿Ves posibilidades de volver a España? ¿Te gustaría?

 

- La verdad es que dadas las circunstancias… hoy por hoy Salamanca es mi lugar de vacaciones favorito, pero no contemplo regresar a vivir. Por lo menos no en un futuro cercano, ya que con dos hijas, una pareja, y un trabajo, he echado raíces. El mundo necesita embajadores charros para que otros sepan lo que tenemos en nuestra tierra, y yo siempre hablo bien del lugar que me vio nacer, para animar a otros a que conozcan la gran ciudad que tenemos. 

 

- Parece que en Salamanca dejaste muchos amigos, de hecho, algunos han hablado de ti estos días en redes sociales, ¿verdad?


- Sí, todos mis amigos con los que crecí están allí. Otros en Madrid. Pero la noticia del EMMY alegró a muchos, que me han felicitado, y hasta han compartido la noticia en la página de internet del colegio.

 

 

- ¿En qué medios de comunicación trabajaste en España?

 

- Hice mis prácticas de carrera en Onda Cero Salamanca. Al acabar la carrera, trabajé en la Televisión Comarcal de Peñaranda, como presentador y reportero. Colaboraba en la cadena COPE en el programa de la archidiócesis, y escribía para la revista de la misma.

 

- ¿De cuáles guardas mejores recuerdos y aprendizaje?


- Recuerdo con especial cariño mi paso por la radio, tanto en Onda Cero como en la COPE. Siempre se dice que la teoría no sirve para nada si no la pones en práctica, y a mi lo de hablar en un micrófono siempre me gustó mucho. 

 

- ¿Y cuanto tiempo llevas ya trabajando para Univisión, en el programa ‘A Primera Hora’?

 

- Primero trabajé como asistente de producción en Univisión Fresno, a tres horas y media de Los Ángeles. Después fui reportero durante siete años de La Opinión, el periódico en español más importante. Y, desde hace cuatro años, trabajo en Univisión Los Ángeles como redactor del programa matinal que antes se llamaba ‘Primera Edición’ y, desde junio pasado, pasó a llamarse ‘A Primera Hora’, cambiando algo el formato. 

 

- ¿Cómo es el programa? ¿Qué crees que tiene de especial?

 

- Es un programa en directo, de 5 a 7 de la mañana, donde damos las noticias del día o actualizamos las de la noche anterior, además de ofrecer los datos del tiempo, el tráfico, entrevistas, y secciones sobre salud, moda, nutrición, música, entrevista, etc. Es un programa muy dinámico porque se exponen temas para que la audiencia responda en Facebook y también se tiene en cuenta a los jóvenes, con noticias sobre tecnología y videos que estén siendo populares en las redes. A la gente le gusta levantarse y empezar el día con la televisión puesta, y a juzgar por los índices de audiencia, somos su preferencia. 

 

- ¿Encuentras muchas diferencias entre el periodismo que puedes hacer ahí y el que hacías o se hace en España?

 

- La principal diferencia es que en Estados Unidos se hace un periodismo mucho más social, que le sirve a la gente para algo, además de informar, y estar en contacto con la comunidad. Por social me refiero a que no basta decir qué dijo el gobernador o el presidente, sino que explicamos de qué manera eso realmente afecta a la audiencia. Por ejemplo, si el gobernador aprueba una ley de vivienda, no solo contamos qué dijo el gobernador, sino cómo las personas se pueden beneficiar de esa ley, dónde están las ayudas, los recursos, etc. La simple noticia de lo que dice alguien no interesa si no explicas por qué es importante. En notas de sucesos, se proporciona toda la información ya que, para la misma policía, los medios somos un vehículo para que más gente que pueda saber o haber visto a un delincuente o criminal ayude a encontrarlo. La conexión con la audiencia es tanta que si el presentador titular del programa no está, quien lo sustituye explica por qué no está -si tiene el día libre o está de vacaciones…-. En España, tenemos un periodismo más rígido, más cuadrado. No es tan social, de ayudar a la gente o que información le sirva para algo, ni a nadie se le ocurriría justificar por qué un presentador no está ese día.

 

- ¿Un programa de ese tipo es posible en España?

 

- Sí, tendría perfectamente cabida en la parrilla española porque es ameno, dinámico, actual, pero también riguroso y veraz.