El Multiusos Sánchez Paraíso, casi año y medio sumido en la provisionalidad

Algunos de los desperfectos que se manifestaron casi dos años atrás en el Multiusos.

Una de las 'joyas' del 2002 lleva desde octubre de 2014 esperando para que el Ayuntamiento saque a concurso un pliego definitivo para su gestión, a día de hoy totalmente provisional. El deterioro y falta de mantenimiento complican su futuro.

Fue una de las joyas de la inversión que se produjo en Salamanca con motivo de la capitalidad cultural de 2002, pero a día de hoy el Multiusos Sánchez Paraíso no atraviesa por su mejor momento. El motivo, la provisionalidad en su gestión, que lleva dos años caducada y que se encargó para un máximo de ocho meses y de manera excepcional a una empresa que lleva ya casi 17 meses haciéndose cargo de la instalación. Una situación que no permite mantener la instalación en sus mejores condiciones y que tampoco sirve para aclarar la gestión y servicios que se quieren para esta instalación municipal.

 

El contrato de gestión del multiusos se adjudicó de manera provisional el 31 de octubre de 2014 por un período máximo de 5 meses, con una prórroga de no más de tres meses; es decir, que está caducado desde hace casi dos años y terminó su prórroga a finales del mes de junio de 2015. Actualmente está siendo gestionado por la misma empresa que se hizo con el contrato de las piscinas municipales, Clequali, en UTE con una sociedad de gestión deportiva, Enjoy Wellness; que pagan 1.100 euros/mes de canon. Sin embargo, la situación de provisionalidad no ha sido positiva para la instalación.

 

El cambio se hizo así tras romper el contrato con la anterior concesionaria. El motivo, los incumplimientos y las noticias sobre el mal estado, el deterioro y el deficiente servicio que se daba que denunciaron numerosos usuarios. En su día el pliego de condiciones recogía que se concedería por el tiempo estrictamente necesario para licitar un nuevo contrato, pero ha agotado todos los plazos previstos mientras el equipo de Gobierno no ha dado señales en ninguna comisión, ni anterior ni posterior a las elecciones y el cambio de corporación, de tener preparado el nuevo concurso. A día de hoy, todas las preguntas de los grupos de la oposición sobre este tema en las comisiones informativas se resuelve sin comentarios por parte del concejal responsable de los contratos.

 

De hecho, la indefinición está empezando a causar inquietud en la empresa gestora y el tiempo transcurrido no ayuda porque empieza a evidenciar el deterioro que sufre la instalación que, sin un contrato claro de gestión desde hace dos años, no puede someterse al mantenimiento adecuado. Eso se está pagando en forma de deficiencias herederas de las que quedaron pendientes cuando se rompió el contrato con la anterior concesionaria.

 

Según las fuentes consultadas, el Multiusos requiere de una importante inversión para reparar las deficiencias que arrastra y para poner al día una instalación que precisa de un mantenimiento complejo. Y eso no lo puede hacer una empresa que esté en situación de provisionalidad, con un contrato caducado y que ha superado de largo todas sus prórrogas.

 

En este punto, surge una de las dificultades del nuevo pliego de condiciones para sacar a concurso la gestión. Lo normal es que se haga un contrato de larga duración que compense a la empresa que asuma su gestión, pero el alto coste de arreglo y mantenimiento puede obligar al Ayuntamiento a establecer una compensación al déficit de explotación que se generará si ponerla al día requiere de una importante inversión económica. Algo casi inevitable en el caso de una instalación 'de lujo' en la que no se tuvo en cuenta el futuro coste de mantenimiento.