El momento dulce de Koke y Torres mantiene en lo más alto al Atlético

Torres y Koke, autores de los goles

El Atlético, con más eficacia que brillo, anuncia que aspira a todo. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

 ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Godín, Savic, Lucas; Saúl, Koke (Óliver Torres, min.75), Gabi, Carrasco (Augusto Fernández, min.55); Griezmann (Correa, min.63) y Torres.

 

GRANADA: Andrés Fernández; Lopes (Foulquier, min.46; Fran Rico, min.71), Babín, Ricardo Costa, Biraghi; Doucuré, Rubén Pérez, Khrin (Barral, min.63); Rochina, Peñaranda y Cuenca.

 

GOLES

   1-0, minuto 15. Koke.

   2-0, minuto 59. Fernando Torres.

   3-0, minuto 85. Correa.

 

ÁRBITRO: Prieto Iglesias (C.Navarro). Amonestó a Gabi (min.50), Augusto Fernández (min.81), Óliver Torres (min.88), por el Atlético, y a Doucuré (min.27), Peñaranda (min.38), Biraghi (min.47), Barral (min.74), Rochina (min.74), por el Granada.

 

ESTADIO: Vicente Calderón.

El Atlético de Madrid respondió a la victoria del Real Madrid ante el Getafe y recuperó la segunda posición de la Liga BBVA y alcanzó al FC Barcelona en el liderato tras derrotar con más efectividad que brillo este domingo en el Vicente Calderón al Granada por un claro 3-0, gracias en buena parte a Koke y Fernando Torres.

 

Los rojiblancos necesitaban la victoria en su fortín para proseguir con su persecución a los azulgranas y alargar la euforia desatada tras eliminar a estos en la Liga de Campeones. No le hizo falta un enorme partido como hace unos días sino sacar provecho a un buen inicio y luego sentenciar con la conexión entre sus dos canteranos. El centrocampista firmó un gran encuentro con gol y una asistencia más, de nuevo con destino al delantero, que mantiene su idilio con el gol, argumentos que terminaron con la resistencia de un rival que sólo fue una amenaza en un tramo del primer tiempo.

 

Diego Pablo Simeone, pese al esfuerzo del miércoles en la 'Champions', apenas retocó su equipo salvo con el cambio obligado de Lucas Hernández al lateral izquierdo por el sancionado Filipe Luis, con Savic entrando al lado de Godín, y el esperado de Fernando Torres, que no pudo jugar contra el Barça, junto a Griezmann; mientras que José González optó por reforzar más el medio con un trivote con Rubén Pérez, Doucuré y Khrin.

 

De inicio, el Atlético no acusó cansancio alguno y encerró a su rival, sobre todo por su actividad por el lado derecho con Juanfran y Koke. Así, al cuarto de hora, ya había logrado el objetivo de adelantarse en el marcador gracias al centrocampista canterano, que ya había avisado al principio con un remate dentro del área y que en su segunda llegada no perdonó un balón, curiosamente, desde la izquierda para batir a Andrés Fernández.

 

El gol no sentó en exceso bien a los locales, que pasaron paulatinamente de dominadores a dominados. El Granada no se achicó y gracias al trabajo de Doucuré en el medio, la velocidad y habilidad por las bandas de Cuenca y Rochina y el apoyo de Peñaranda logró llevar el partido a su terreno, con su rival, con Torres, Griezmann y Carrasco, un tanto desconectados, esperando más su opción a la contra.

 

Con todo, fue el conjunto nazarí el que pudo empatar. Rochina avisó con un lanzamiento desde la frontal que se marchó fuera y que fue el preludio de uno más peligroso del mismo jugador que retumbó en el palo de la portería de Oblak. El aviso no terminó por despertar a los rojiblancos, pero su efectividad defensiva evitó más sustos antes del descanso.

 

KOKE Y TORRES VUELVEN A CONECTAR

 

La reanudación no trajo buenas noticias en ninguno de los dos bandos. El equipo andaluz no consiguió mantener la iniciativa y el Atlético, pese a que se agrupó mejor para controlar el partido, continuó sin mordiente ofensivo ni llegadas inquietantes. Pese a ello, Simeone retiró a uno de sus jugadores de arriba, un gris Carrasco, para meter a Augusto Fernández, un cambio que coincidió con la llegada del 2-0.

 

Una vez más en esta temporada, Koke apareció en la zona decisiva y como ante Betis, Espanyol y Barcelona, asistió a un Torres que no desaprovechó para seguir enrachado con el gol por cuarta jornada consecutiva y poner el partido mucho más plácido para el conjunto rojiblanco que también aprovechó el momento para dar aire a un Griezmann sin 'chispa'. González, por su parte, introdujo a otro delantero (Barral) por un centrocampista (Khrin) en busca de volver a meterse en el choque.

 

Pero ya no aparecían con tanto peligro Rochina y sobre todo Cuenca y Peñaranda, lo que convertía en más complicada la empresa de intentar sacar algo positivo del Vicente Calderón, de nuevo esquivo con el equipo granadino que, como mal menor, seguirá fuera del descenso antes de una 'final' el jueves contra el Levante. El Atlético, dando descanso también a Koke, no corrió excesivos riesgos y se limitó a economizar esfuerzos pensando en la suya, en San Mamés, aunque Correa tuvo tiempo para poner la sentencia.