El milagro fue para el Málaga

LA ESPERANZA SE ESFUMÓ PRONTO. El equipo local se adelantó con un gol de Duda y con los tantos del Barcelona, el Real Madrid se diluyó. FUTURO. Jorge Valdano abre la puerta al debate sobre la continuidad de Manuel Pellegrini
EFE / Málaga

El Málaga empató a uno con el Real Madrid, que necesitaba ganar y que pinchase el Barcelona para conquistar el título, y logró la permanencia en Primera, favorecido por la derrota del Tenerife y el Valladolid y la igualada del Xerez.

Había mucho en juego para ambos equipos, aunque los dos jugaban en otros campos, ya que incluso con una victoria el Málaga tendría que esperar un pinchazo del Valladolid, Tenerife o Racing de Santander.

El Real Madrid salió mentalizado y a por el partido, tocando, dominando y con Cristiano Ronaldo, lanzando a la portería del uruguayo Gustavo Munúa, mientras que el Málaga, algo asustadizo, esperaba cualquier error del contrario. El encuentro transcurría de una manera plácida para los dos equipos y sin excesivas ocasiones hasta que llegó un error de Gago, que aprovechó Duda, quién se apoyó en el ecuatoriano Felipe Caicedo, que de tacón le devolvió y permitió al portugués adelantar a su equipo en el minuto 9.

El conjunto madridista dominaba pero no llegaba con peligro ante un Málaga que salía al contragolpe y creaba incertidumbre en el área de Casillas.

En una llegada por la derecha, el centro de Sergio Ramos fue cabeceado por Cristiano Ronaldo e hizo intervenir a Munúa, en el minuto 25.

El Madrid ya sabía que el Barcelona se había adelantado y cada vez tenía más difícil conseguir el título de Liga, aunque tuvo una ocasión de Van Der Vaart cuya chilena salió fuera por poco. El descanso estaba a punto de llegar y el Real Madrid fue a por el empate abiertamente, ya que una falta de Van Der Vaart la frenó Munúa y un disparo de Cristiano Ronaldo se fue fuera.

Del posible 2-0 al inicio de la segunda mitad se pasó al 1-1 después de una gran jugada de Van del Vaart que maniobró dentro del área para sacar un inesperado remate que sorprendió a Munúa.

La salida de Guti por Gago, le dio más poder ofensivo y Esteban Granero con la colaboración de Van Der Vaart, pudo marcar el segundo evitado por Munúa.

Pellegrini quería la victoria y dio entrada a Benzema por Granero, de tal forma que el delantero francés, por dos veces, tras unos minutos insulsos de los dos equipos, se fue solo pero sus disparos los atrapó Munúa.