El mercado napoleónico mantiene la vida callejera en Miróbriga

Éxito entre vecinos y turistas. Gran animación durante las tres jornadas de mercado. Visita real. María Antonieta ha sido la reina, y niños y mayores han disfrutado de las numerosas actividades desarrolladas
mondrián / David rodríguez

En este mercado han participado 70 artesanos, llegados de todos los puntos de España, y también locales. Es la empresa Club de Artistas quien ha organizado la actividad, que recorre por España recreando este tipo de mercados. Por las características y tamaño de la ciudad, se ha optado por un número intermedio de puestos de venta, ya que llegan a organizar ferias con 200.

Una de las claves del mercado ha sido la continua animación callejera. Desde primera hora de la tarde del viernes, y hasta ayer, ha habido actores callejeros. La más llamativa, sobre unos zancos, la reina María Antonieta, que ha hecho acto de presencia, con su español afrancesado, “porque aquí sí me quieren, no como en Francia”. Le acompañaban en su recorrido varios bufones reales haciendo juegos malabares. Por las calles también ha sido continua la presencia de un grupo de músicos ambulantes, y un original barrendero callejero, que ha querido mantener limpias las calles del centro histórico de la localidad.

Para animar aún más el mercado se han escenificado varios sketches teatrales, itinerantes por el mercado. Uno de ellos Don Barrilón, y otro, el de las guerrillas del Empecinado. En éste último, se trataba de reclutar a las mujeres mirobrigenses para que se unieran a las originales tropas femeninas que siguen al famoso guerrillero Empecinado, formándose un divertido alboroto en las calles del mercado. Como todo lo que es teatro en Miróbriga, muy seguidos ambos sketches, incluso interactuando con los actores.

Los más pequeños, aparte de la zona dedicada a ellos en el paseo Fernando Arrabal, también han podido montar en burro. Varios de estos animales han hecho unas pequeñas rutas por las calles del mercado para disfrute de los pequeños, que también han podido conocer de cerca la globoflexia.

La ambientación con banderolas y motivos alusivos ha estado presente en todos los rincones. Por ejemplo, en la fachada de la casa municipal de la cultura ha habido un cartel con Napoleón y detrás de él, el Arco del Triunfo parisino. Y de la muralla han colgado varias banderolas con elementos de la guerra de la Independencia de hace 200 años, como dibujos de los soldados que participaron en las batallas.

El mes de septiembre promete más animación en la calle, gracias a la feria del caballo y la concentración de motos. Y el primer fin de semana de octubre, la ciudad rugirá con la concentración de coches túnning.