El mercado laboral salmantino del verano: 14.000 contratos de menos de un mes de duración

Casi la mitad de los contratos que se han hecho entre junio, julio y agosto en Salamanca han sido por menos de un mes de duración: 14.453 de los 30.000. La precariedad se cuela incluso entre los indefinidos: el 40% de ellos son medias jornadas y fijos discontinuos.

El balance del verano en materia laboral podría considerarse como positivo. A pesar del negativo dato de agosto, con 300 parados más, el saldo de junio, julio y agosto deja unos 1.200 parados menos en Salamanca que al comienzo del verano y mucha actividad de contratos. Sin embargo, el movimiento tiene una letra pequeña poco satisfactoria. La nueva realidad laboral ha multiplicado las contrataciones, pero no se traducen en empleo estable sino en un enorme protagonismo de los contratos más cortos.

 

Según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en Salamanca se firmaron durante junio, julio y agosto más de 30.000 contratos. El movimiento es importante, pero está protagonizado fundamentalmente por los contratos temporales. Esto es algo que lleva ocurriendo tiempo, porque las contrataciones indefinidas hace años que no llegan ni al 10% y ahora están en torno al 8% de todos los que se hacen. Pero la realidad laboral ha dado otra vuelta de tuerca.

 

De esos 30.000 contratos, casi la mitad son por menos de un mes: en concreto, 14.453 entres los tres meses del verano. De este modo, la temporalidad se ha convertido en protagonista absoluta del mercado laboral salmantino, con el 50% de las contrataciones hechas para trabajos de un mes o menos. De ellos, la mayor parte son contratos de tipo eventual (unos 12.300) y, el resto, por obra y servicio. Es precisamente en este tipo de contratos en los que se da otro dato relevante: 2.512 de esos 12.300 fueron contratos de una semana o menos de duración. Además, buena parte de ellos son para la hostelería y el comercio.

 

En el otro lado están los contratos indefinidos. Tienen un protagonismo restringido: poco más de 1.100 se han firmado en tres meses de verano. Pero es que, incluso en esta modalidad, la eventualidad es la protagonista. Casi el 40% de los que se han hecho lo han sido para jornadas parciales y fijos discontinuos, y el resto sí han logrado un trabajo a jornada completa.