El mercado de plaza del Ángel abre al público todavía bajo mínimos

Interior del local de plaza del Ángel, esta misma mañana, con algunos puestos ya funcionando.

Los comerciantes del Mercado Central estrenan su local provisional mientras se rematan detalles. Ha pasado la inspección de sanidad y todas las licencias están adaptadas. La mayoría todavía está aprovisionando sus puestos de mercancía.

Los comerciantes que se han trasladado del Mercado Central han podido estrenar esta mañana el nuevo local de plaza del Ángel, aunque lo han hecho bajo mínimos: todavía se están rematando algunos detalles y la mayoría de puestos todavía están recibiendo género. El emplazamiento provisional que van a ocupar una quincena de empresarios ha abierto al público durante la mañana, aunque todavía se están rematando algunos detalles del acondicionamiento del local.

 

A lo largo de la mañana, el nuevo local ha recibido la visita de los inspectores de sanidad para comprobar que el local reúne las condiciones exigibles para la actividad comercial abierta al público. La visita ha sido, según fuentes presenciales, satisfactoria a pesar de algunos pequeños flecos que no van a impedir la apertura definitiva. Además, todos los comerciantes han procedido a modificar sus licencias individuales comunicando la nueva dirección.

 

Sin embargo, a la inmensa mayoría todavía no les ha dado tiempo a terminar de preparar los puestos. Las vitrinas y el equipamiento sanitario (agua caliente, desagües...) están colocados, pero durante la mañana los comerciantes se afanaban por abastecer sus puestos, que lucían vacíos en la mayoría de los casos. Eso sí, algunos ya tenían todo listo y han podido hacer sus primeras ventas.

 

La apertura del local de plaza del Ángel llevaba pendiente desde que el Mercado Central cerró sus puertas en la tarde del día 10 de enero para llevar a cabo las necesarias obras de rehabilitación en su estructura y para cumplir con algunas exigencias de sanidad para poder renovar la licencia. Aunque se había planteado y algunos comerciantes lo habían pedido, no se decidió hasta última hora que los que lo quisieran se trasladaran a un local provisional, lo que generó protestas porque muchos entendían que lo ideal hubiera sido seguir trabajando en el Mercado hasta la fecha en que el local de plaza del Ángel estuviera listo, y evitar así dejar de atender a los clientes estos casi diez días.