El Mercado Central ultima el traslado de los puestos a un local por el temor a que la reforma se demore

Fachada principal del Mercado Central de Salamanca.

La asociación de comerciantes ha recibido la solicitud de varios empresarios que querían un lugar para seguir trabajando durante los dos meses de las obras. La posible demora de la reforma y la delicada situación comercial les han llevado a pedir un sitio para seguir abiertos.

La asociación de empresarios del Mercado Central está ultimando un acuerdo para que un grupo de comerciantes que lo han solicitado se puedan trasladar a un local para poder seguir abiertos al público mientras duran las obras. Una medida que ya se planteó meses atrás, cuando el Ayuntamiento de Salamanca se reunió con los empresarios para conminarles a realizar las obras que se pondrán en marcha en enero. Y que responde a los temores fundados entre los empresarios de que las obras duren más de los dos meses que anuncia la junta directiva, con el consiguiente quebranto económico a los negocios.

 

Según la dirección de la asociación de empresarios, un grupo de comerciantes había pedido que se habilitara un lugar para poder seguir operando mientras duran las obras. Existía esta posibilidad y un grupo de titulares de puestos lo ha pedido, aunque no todos han querido. Con la medida se ha buscado reducir el efecto que el cierre va a tener sobre los titulares de los puestos; a pesar de que las obras se harán tras la campaña de Navidad, que es la más importante para muchos comerciantes, y de que no se prolongarán más que durante dos meses si se cumplen todos los plazos, la situación de muchos empresarios del Mercado Central no les permite estar cerrados y perder todos sus ingresos durante esos dos meses.

 

Las obras, que van a tener un coste superior a los 400.000 euros, se pagarán entre todos los comerciantes que han decidido abordarlas; la fecha límite de pago era el día 1 de septiembre y muchos comerciantes han decidido dejar sus puestos por no poder asumir el coste de las obras, de unos 500 euros/metro cuadrado para cada empresario.

 

Además, muchos de los empresarios que sí se quedan tienen dudas en torno a la duración de las obras y por eso han pedido poder trasladarse a locales provisionales. El motivo es que, aunque se ha hablado de un plazo de dos meses, se teme que las labores necesarias para sanear la estructura y hacer las reformas necesarias vayana más allá y se acerquen a las 18 semanas que se hablaron en su día.

 

El traslado a los locales provisionales (podría ser a los que ocupó en la anterior gran reforma, que tuvo el mercado cerrado cerca de 6 meses) deberá hacerse a partir del día 10 de enero, que es el último que el Mercado Central estará abierto al público antes de empezar las obras. Las reformas, obligatorias por motivos de normativa comercial, incluyen cerrar por completo la cúpula, un pavimento nuevo en el suelo, eliminación del actual en la primera planta y nuevos baños, además de la reparación de los daños que las filtraciones de agua han causado a su estructura metálica. La asociación ya ha iniciado los trámites con la solicitud de nueva licencia ambiental para el Mercado Central. También se está tramitando el contrato con la empresa que se ocupe de las obras.

 

La alternativa de buscar unos locales donde poder trabajar se planteó el pasado mes de febrero en las reuniones que el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca mantuvo con los empresarios. En los encuentros, en los que el consistorio conminó a los comerciantes a poner en marcha las obras, ya se planteó el traslado provisional mientras duraran las obras y, según testigos presenciales, el Ayuntamiento ofreció hacerse cargo de los trámites y del coste de traslado.