El Mallorca defenderá ante el Barça la plaza de Liga de Campeones que ahora ocupa

EN SU ESTADIO TALISMÁN. En el Ono Estadi, el conjunto rojillo ha ganado doce de trece partidos. VUELVE XAVI. Es la principal novedad de los culés
EFE

El Mallorca defenderá ante el FC Barcelona la plaza de Liga de Campeones que ahora ocupa –es cuarto con 47 puntos–, en su estadio talismán, donde ha ganado doce de los trece partidos disputados esta temporada, ante un rival que se jugará el liderato. Sólo el Sevilla ha sido capaz de ganar en el Ono Estadi (1-3), y el Mallorca, que viene de golear 4-1 al Atlético de Madrid en su campo, apelará a su fortín particular para poner en aprietos al FC Barcelona.

Gregorio Manzano podrá contar con toda su plantilla, con excepción del lesionado Tuni, y la gran incógnita es saber si apostará por un esquema más conservador, dada la categoría del rival que tendrá enfrente, o si por el contrario, alineará a las dos puntas habituales en las últimas jornadas, el balear Víctor Casadesús y el vasco Aritz Aduriz.

El Real Mallorca, uno de los equipos más consistentes del campeonato, pondrá a prueba al Barcelona, en uno de los desplazamientos más complicados que le quedan al equipo de Pep Guardiola en lo que resta de campeonato. El retorno de Xavi Hernández ausente en los encuentros a causa de una lesión, es la principal novedad en el equipo barcelonista. También está en la lista de convocados el central Gerard Piqué quien, con problemas físicos, se perdió el partido ante Osasuna.

Xavi se lesionó el pasado 16 de marzo, en la víspera del encuentro ante el Stuttgart, y no jugó ante los alemanes (4-0), ni frente al Zaragoza (2-4) ni tampoco ante Osasuna (2-0).

Real Zaragoza-Valencia
Un Real Zaragoza que vive al filo de la navaja afronta el partido liguero de mañana ante el Valencia, que llega sin su goleador David Villa, con la necesidad de lograr una victoria que le asegure no caer en la zona de descenso. El equipo maño tiene dos puntos de ventaja con respecto al Tenerife y al Valladolid, ambos en zona de descenso, por lo que cualquier resultado que no sea sumar dejaría al Real Zaragoza en manos de lo que hicieran sus rivales.