El mal tiempo respeta al Cristo de Hornillos y permite su salida entre miles de devotos

En torno a la ermita. Los bailes al son de la charanga se sucedieron, al igual que la tradición de elevar a los menores de dos años hasta las andas
cecilia hernández

Cerca de las 13.30 horas la imagen del Cristo, acompañado por la Virgen de la Vega, inició el recorrido por Arabayona, seguido de una multitud de devotos, entre los que se encontraban alcaldes de municipios cercanos. Los bailes al son de la charanga se sucedieron durante toda la procesión, al igual que la tradición de elevar a los niños menores de dos años hasta las andas del Cristo.

Al mismo tiempo, una larga fila de personas permanecía en la ermita, puesto que la imagen del Cristo que sale en procesión no es la original. La talla verdadera, de incalculable edad y valor, no procesiona sino que se expone para recibir los ruegos y besos de los fieles, que esperaron su turno pacientemente hasta llegar a ella. Hay que señalar que, como es tradición, la Asociación Española Contra el Cáncer estableció una mesa petitoria y repartió banderitas a cambio de donativos entre los ciudadanos congregados.

De este modo, la última romería del año en la comarca de Peñaranda se desarrolló de modo normal como cada último domingo de octubre, pese al mal tiempo. La festividad de Todos los Santos propició que incluso aún más personas se acercaran hasta Arabayona de Mógica para honrar al venerado Cristo de Hornillos, que debe su nombre a los numerosos fabricantes de tejas y ladrillos que existían en Arabayona y que tenían sus hornos de trabajo en la zona donde ahora se asienta la ermita del Cristo.