El magnate del Titanic planea construir el parque jurásico más grande el mundo

El parque jurásico más grande del mundo en Australia

El excéntrico multimillonario australiano Clive Palmer, conocido por impulsar la construcción de una réplica del Titanic, planea construir en Australia el mayor parque de dinosaurios animatrónicos del mundo.

Este magnate de la minería ya ha encargado en China la fabricación de 165 dinosaurios robóticos que estarán colocados en el bosque de su lujoso centro vacacional de Coolum, situado en Sunshine. En una nota de prensa, el resort ha anunciado que 40 prehistóricas criaturas ya se encuentras en sus instalaciones.

Estos robots son réplicas de animales de aquel periodo de hasta 1.200 kilos y 20 metros de altura que rugirán, moverán la cola y serán tan enormes como en la película de Steven Spielberg.

"Los trabajos van muy avanzados para asegurarnos de que los dinosaurios se mezclan perfectamente con la vegetación natural y crean un entorno realista prehistórico que será entretenido, informativo y educativo", explica la empresa que espera abrir a finales de este año.

El siguiente lote de dinosaurios, unos 70 aproximadamente, irán camino del resort en los próximos meses. Entre ellos el Dinosuchus, una bestia prehistórica que se cree que tenía una altura de 15 metros y pesaba 9 toneladas y que es antepasado de los actuales cocodrilos.

UN TIRANOSAURIO REX LLAMADO REX

Según indicó la prensa australiana, los fabricantes han entregado ya cerca de medio centenar de estos dinosaurios, incluidos réplicas de un temible Tiranosaurio Rex mecánico, bautizado como Jeff, y de un Omeisaurus, que llegó a medir hasta 15 metros de largo, llamado Bones (Huesos).

Palmer señaló en un comunicado que se había decidido acelerar el proceso de construcción del parque, que se baraja se llamará 'Palmersauria' teniendo en cuenta que en todas sus propiedades figura el nombre del excentrico millonario (Palmer Resort, Palmer Golf, Palmer Grill y el museo de coches de época Palmer Motorama).

La iniciativa de Palmer, cuya fortuna asciende a 795 millones de dólares (619 millones de euros) según cálculos divulgados en 2012 por la revista Forbes, parece que se topa con la burocracia a la hora de solicitar los permisos a las autoridades locales.

Pero el excéntrico multimillonario parece determinado a conseguir su proyecto después de encargar la construcción de una réplica exacta del transatlántico Titanic, que se hundió en abril de 1912 con unos 1.300 pasajeros a bordo.

El Titanic de Palmer, que será construido en China y tendrá 270 metros de eslora, 53 metros de altura y 40.000 toneladas de peso, y tiene previsto realizar su primer trayecto en 2016 entre Southampton y New York.