El Madrid se pone el 'mono' y sigue con vida en la Euroliga

El equipo de Pablo Laso derrota al líder de su grupo, el Fenerbahce de Zeljko Obradovic, agarrado a su defensa en la segunda mitad y al 'póker' 'Chacho', Llull, Ayón y Reyes.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (17),  Sergio Rodríguez (7), Maciulis (-), Reyes (13) y Ayón (15) --quinteto inicial--; Carroll (8), Nocioni (3), Doncic (6), Hernangomez (4) y Taylor (7).    

  

FENERBAHCE: Dixon (15), Bogdanovic (7), Kalinic (), Datome (9) y Veseley (20) --quinteto inicial--; Mahmutoglu (-), Antic (5), Yurtseven (4) y Sloukas (8).

  

PARCIALES: 18-28, 18-17, 20-10 y 24-18.

    

ÁRBITROS: Radovic (CRO), Koromilas (GRE) y Zamojski (POL). Sin elimnados.

  

PABELLÓN: Barclaycard Center. Lleno.

El Real Madrid obtuvo una valiosa victoria ante el Fenerbahce (80-73) en el duelo de la octava jornada de Euroliga disputado este jueves en el Palacio de los Deportes, pero que tuvo tintes de final europea, debido al gran nivel de ambas escuadras, y salva de este modo su primer 'match ball' en el que fue el mejor partido de la temporada para el equipo blanco.

  

De este modo, el equipo merengue, que inició el encuentro como colista del Grupo A, mantiene vivas sus esperanzas de pasar al 'Top 16' de la competición continental, y es que una derrota prácticamente dejaba a los  vigentes campeones de Europa fuera del torneo. Por otro lado, el equipo de Zeljko Obradovic, líder del grupo y ya clasificado, no pudo vengarse de su verdugo en la pasada 'Final Four'.

  

Los hombres de Pablo Laso no comenzaron nada bien el choque, pues desde el arranque el Fenerbahce se despegó en el marcador. Los turcos realizaron un excelente primer cuarto en facetas ofensivas, endosando 28 puntos a los merengues en los 10 primeros minutos (18-28), en los que destacó el italiano Luigi Datome, con 9 tantos. La defensa blanca volvió a sucumbir, esta vez ante uno de los mejores equipos de Europa.

  

Las malas sensaciones iniciales se revirtieron en el inicio del segundo periodo, y es que un parcial de 14-0 dio la vuelta al electrónico en favor de los locales, que contaron con un muy inspirado Luka Doncic. Sin embargo el Fenerbahce apretó en los últimos compases de la primera mitad y volvió a gozar de cierta ventaja, ya que enfiló el vestuario 9 puntos arriba (36-45).

  

El Madrid volvió enchufado del descanso, sabedor de que debía jugarse el todo por el todo en los 20 minutos finales, y a base de ímpetu, coraje y una gran actuación defensiva, fue reduciendo la ventaja con su rival otomano, hasta remontar el encuentro en el último minuto (56-55) del tercer parcial. El público del Palacio comenzó a creer en la remontada, aunque aún quedaba el último cuarto.

  

Respaldados en una gran actuación colectiva, y apoyados por un enloquecido público que hizo temblar los cimientos del pabellón de Goya, el equipo español desarmó por completo a la escuadra de Obradovic, que asistió impotente al último periodo de un Madrid desatado. Con Sergio Llull y Gustavo Ayón en papel de estrellas, con 17 y 15 puntos respectivamente, los locales se adjudicaron una victoria de vital importancia.

  

Con este triunfo, además de dar un golpe sobre la mesa, los actuales campeones de la Euroliga dependen de sí mismos para estar presentes en la siguiente ronda de la competición. Para lograrlo, los de Laso deberán vencer en Alemania al Bayern de Múnich la próxima semana y derrotar al Estrasburgo en Madrid en la última jornada de la fase de grupos.