El Madrid de Laso vence a tirones

A la vuelta de vestuarios, con el Madrid trece arriba (39-52), los insulares buscaron un último esfuerzo que les metiese en el partido, sin embargo la resistencia duró medio cuarto.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

IBEROSTAR TENERIFE: San Miguel (3), Richotti (12), Beirán (10), Sikma (12) y Lampropoulos (2) --cinco inicial-; Úriz (8), Tsairelis (2), Sekulic (13), Blanco (12).

  

REAL MADRID: Rodríguez (7), Rivers (11), Rudy Fernández (13), Nocioni (11), Ayón (2) --cinco inicial--; Llull (7), Campazzo (4), Reyes (8), Maciulis (8), Carroll (4), Bourousis (5), Mejri (13).

 

PARCIAL: 21-25, 18-27, 19-22, 24-19.

  

ARBITROS: Conde, Castillo y Sacristán. Eliminaron a Sikma por cinco faltas personales.

  

PABELLÓN: Pabellón Santiago Martín. 4910 espectadores.

El Real Madrid de baloncesto ha logrado un meritorio triunfo en Tenerife ante el Iberostar (82-93), en un choque en el que los de Pablo Laso han comenzado muy enchufados y que luego han solventado gracias a varios momentos de inspiración ofensiva, encabezados por un Sergio Rodríguez (6 asistencias) que dirigió a los suyos en su vuelta a casa.

  

Los de Laso empezaron como un torbellino, con 3 de 3 en tiros de dos y 4 de 5 en triples. A la cabeza un Nocioni que anotó en tres ocasiones desde más allá de 6,75 sin fallo y un Rodríguez que fue titular en su retorno a Tenerife, algo extraño para él salir en un quinteto inicial. Con ese arranque la distancia llegó a ser de once puntos (7-18).

  

Sin embargo con Sekulic al frente los canarios comenzaron a recortar hasta ponerse a tan solo cuatro puntos (21-25) al final del primer cuarto. Cortocircuito del ataque blanco, que no respondió bien a la poca rotación de su entrenador en esos 10 minutos iniciales.

  

Así comenzó el segundo cuarto, donde los blancos mostraron cosas interesantes como un juego exterior formado por Campazzo y Carroll, poca altura pero mucha velocidad al juego aportaron. Los de Alejandro Martínez por su lado seguían volcando el juego al interior de la zona. Beirán penetrando y Sekulic al poste hacían daño a los visitantes.

  

Hasta que Laso decidió volver a dar entrada a Rodríguez, esta vez con Mejri, una pareja explosiva que revolucionó el choque y que permitió a los actuales subcampeones coger una distancia importante. Junto a ellos dos un Rudy que es por definición como su equipo este inicio de curso; genial pero irregular.

  

A la vuelta de vestuarios, con el Madrid trece arriba (39-52), los insulares buscaron un último esfuerzo que les metiese en el partido, sin embargo la resistencia duró medio cuarto. Con Llull y Bourousis recién entrados en la pista el Real Madrid aguantó y poco a poco comenzó a ampliar distancias.

  

Para el último cuarto no quedaban muchas opciones de victoria para los de Martínez, pero a pesar de ello lo siguieron intentando ante su público. Un nuevo cortocircuito blanco permitió que distancias más cercanas a los veinte puntos se aproximasen a los diez. Además el juego interior sufrió mucho para cerrar el rebote, los nueve rebotes ofensivos de los amarillos así lo atestiguan. Cosas que los madridistas deberán mejorar si quieren aspirar a las más altas cotas.

 

Con el triunfo el Real Madrid se queda con cuatro victorias en otros tantos partidos, mientras que Iberostar Tenerife suma dos victorias y dos derrotas, se da la casualidad que estas en los dos encuentros que ha jugado como local.