El Madrid de Laso le devuelve la bofetada a Messina

Rudy (33 de valoración) dirige a un Real Madrid que cuajó un encuentro muy serio e igualó el basketaverage al vencer 93 - 79 en Madrid y clasificándose para la siguiente fase.

El Real Madrid venció al CSKA Moscú (93-79) en su partido correspondiente a la jornada 11 del grupo F en el 'Top-16' de la Euroliga, en un encuentro que se mantuvo igualado durante la mayoría de los 40 minutos y en el que el mejor fue Rudy Fernández, autor de 28 puntos, cuatro rebotes, cuatro robos y tres asistencias.

 

  

Con esta victoria el Madrid empató en número de victorias con el equipo ruso al frente del grupo F de la segunda fase de la Euroliga. Un empate que se prolongó al 'basket-average'. Algo con lo que Laso no contaba -dijo este miércoles que él solo pensaba en el partido-- pero que al final se acabó dando. Con el 93-79, el Madrid igualó el 84-71 de la ida en Moscú. Ahora, si los dos ganan lo que queda, el liderato de grupo se decidirá por la diferencia general entre puntos anotados y recibidos.

  

Un encuentro que fue digno de la calidad de dos equipos que están predestinados a estar en la Final Four de Milán. Desde el salto inicial hasta la última posesión los conjuntos de Laso y Messina mantuvieron un duelo por todo lo alto. Ni siquiera las bajas --Carroll por el Madrid, Teodosic por el CSKA--, hicieron que el nivel del partido se resintiera.

  

Empujados por un Palacio de los Deportes que volvió a estar lleno para la ocasión, el Real Madrid trató de sorprender a los de Messina de inicio. Un par de triples y una gran defensa metieron el susto en el cuerpo a los rusos en los primeros dos minutos (8-2). Tras ese mal arranque, Ettore Messina paró el partido y empezó la pelea de colosos.

  

Lo que se vio desde ese momento y hasta que el encuentro se decidió en el último cuarto fue una exhibición de poderío desde el colectivo de ambos equipos. No son dos de los favoritos al triunfo final por casualidad. El Madrid demostró una vez más que es mucho más que un equipo diseñado para dar espectáculo. Está hecho para ganar. Tiene la genética de los ganadores y es capaz de llegar al éxito con pequeñas pinceladas o a brochazos. Según se dé el caso.

 

EXHIBICIÓN DE RUDY Y 'AVERAGE' EMPATADO

  

Además, el Madrid compitió en dos partidos diferentes dentro del mismo. El primero fue el de la batalla por la victoria. Tras un primer cuarto muy igualado, en el tercero los de Laso amenazaron con irse (58-48), y a pesar de los esfuerzos de los de Messina por permanecer en el partido --especial mención en ese trabajo para Weems, autor de 28 puntos--, a falta de cinco minutos dejaron el partido sentenciado (85-70, min.36).

  

El segundo llegó inmediatamente después. La batalla por el 'basket-average'. No le había dado importancia Laso en la previa pero a la hora de la verdad el Madrid luchó hasta el final por superar los 14 puntos por los que perdió el encuentro de la ida en Moscú. Ese 'mini partido' duró los últimos cuatro minutos.

  

Y ambos equipos lo disputaron como si sumara una nueva victoria. Al final quedó empatado y se decidirá en el general. Actualmente domina el Madrid por cuatro puntos. A pesar de que son las dos primeras plazas las importantes, porque dan la ventaja de campo, quedar primero o segundo es un golpe moral de cara a Milán.

  

En esos dos partidos y si se hubiera jugado un tercero, el mejor hombre del partido fue Rudy Fernández. El mallorquín se volvió a ganar el sueldo en un partido importante con 28 puntos, cuatro rebotes, cuatro robos y tres asistencias y un total de 33 de valoración. Al balear le acompañaron Mirotic, Bourousis, Sergio Rodríguez y Sergi Llull, los cuatro con 10 o más puntos.

  

Puñetazo en la mesa del Real Madrid ante un rival directo al título. Los de Laso se quedaron a un punto de redondear la hazaña completa pero le han dado un aviso a toda Europa una semana después de caer en Múnich. El mejor equipo de Europa de esta temporada sigue en forma y depende de sí mismo para acabar liderando el grupo.