El llenado de Irueña empezará este mes para rendir al máximo en 2011

 
ICAL / E.BERMEJO
La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) dará luz verde este mes a la primera fase del plan de llenado de la presa de Irueña, con el objetivo de que esté a pleno rendimiento en 2011.

La infraestructura hidráulica permitirá la laminación de las avenidas del río Águeda, al tiempo que garantizará el caudal ecológico del río y mejorará el abastecimiento a los núcleos de la zona.

Así lo explicó a Ical el presidente del órgano de cuenca, Antonio Gato, quien recordó que el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino ha invertido en este proyecto más de 67 millones, tanto en las obras de la presa propiamente dichas, como en las actuaciones accesorias. Aunque el plan de llenado para que la obra pueda almacenar hasta 110 hectómetros cúbicos no ha comenzado, la presa viene cumpliendo su función desde hace tres años, cuando se cerraron los portillos para evitar avenidas e inundaciones en la zona, sobre todo en Ciudad Rodrigo.
“Era necesaria la construcción de los grandes viaductos y el desvío de carreteras que ya están en su mayor parte finalizados”, avanzó Gato, que recordó que son proyectos declarados de interés general por el Estado, con dos objetivos: garantizar el tráfico rodado a través de los valles de los ríos Águeda y Mayas, una vez que las vías actuales queden inundadas con el llenado de la presa, y mejorar las conexiones existentes, puesto que se han construido dos nuevas vías de comunicación.

En concreto, el Ministerio de Medio Ambiente destinó a la construcción de las variantes de carretera afectadas 13 millones, a los que se suman los más de 33 que dedicó a la construcción de la presa propiamente dicha.

A estas partidas se suman cerca de cuatro millones de euros en la deforestación del vaso; 12 millones para la restauración hidrológico forestal de la cuenca alta del Águeda, y más de cinco millones en las obras accesorias del embalse.

Depuradoras
En concreto, se ejecutaron cinco depuradoras en Fuenteguinaldo, Robleda, Villasrubias, Peñaparda y Casillas de Flores así como un colector en El Sahúgo; se renovaron las redes de abastecimiento de los núcleos urbanos de Robleda, El Bodón y El Sahúgo y se construyeron las piscinas de Fuenteguinaldo, Robleda, El Sahúgo y El Bodón. Además, en el castro de Irueña, habrá una lámina permanente de agua que permita el baño de los vecinos en verano.

Variantes
La obra incluye la construcción de la variante de la carretera autonómica CL-526, que une Ciudad Rodrigo con la provincia de Cáceres, de 3,5 kilómetros de longitud y con dos viaductos; la variante del camino de Valdelapiedra que enlaza las localidades de Robleda y El Sahúgo, un tramo de 2 kilómetros de longitud que incluye un tercer viaducto de 210 metros en seis vanos, y un primer tramo del camino que une la presa de Irueña con el caso urbano de El Sahúgo, de un kilómetro.

Finalmente, a estas infraestructuras se suman la carretera de Fuenteguinaldo a Robleda, de 4,6 kilómetros y con un cuarto viaducto de 212 metros de longitud en cinco vanos.

Freno a las inundaciones
El primer paso para poner freno a las constantes inundaciones provocadas por el río Águeda en la comarca de Ciudad Rodrigo tuvo lugar en septiembre de 2007, con el cierre de los portillos de la presa de Irueña, como primer paso para el llenado parcial de este embalse. Con esta medida se garantizaba, además, el abastecimiento de agua para las poblaciones de la zona y para su uso para el regadío.

Con posterioridad a esa fecha comenzaron las obras complementarias de Irueña, tales como el desvío de carreteras, varias depuradoras y la puesta en valor del castro de Irueña. Asimismo, se realizó, una actuación de repoblación y restauración forestal en toda la cuenca alta del Águeda.