El libro «Loas macoteranas a San Roque» recoge las loas desde 1983 a 2014

La casa consistorial macoterana acogió la presentación del libro «Loas macoteranas a San Roque»

El Ayuntamiento de Macotera acogió hoy la presentación del libro «Loas macoteranas a San Roque» que ha publicado Educiones Diputación

Ediciones Diputación ha publicado «Loas macoteranas a San Roque», un libro que recoge las loas desde que se recuperó esta tradición en 1983 y hasta el año pasado. En sus casi 200 páginas se recogen las loas desde 1983 a 1994 y de 2013 y 2014 que fueron realizadas por Juan Zaballos "Machaca". José Carlos Nieto Bueno fue el autor de las loas de 1995 y 1997, y Juan Bueno Zaballos fue el autor de la de 1996. Ana Isabel Oreja escribió la loa de 1998, y Maite Sánchez Caballo las loas de 1999, 2000 y 2001. Rosario Madrid Jímez fue la autora de las loas de 2002, 2003 y 2007, y Marco Antonio Hernández Nieto de la del 2004. Gumersindo Giménez García escribió las loas de 2005 y 2006. Francisco Blázquez Sánchez fue el autor de la loas de 2008 y 2010, Antonio Hernández Jiménez del 2009 y 2012, y María Luisa Jiménez Jiménez de la del 2011.

 

A la presentación de «Loas macoteranas a San Roque» acudió el concejal macoterano y diputado de Turismo, Antonio Gómez Bueno, junto al diputado de Cultura, Manuel Tostado, quien señaló que "La Diputación de Salamanca siempre va a estar apoyando este tipo de iniciativas que fomenta la cultura de los pueblos de la provincia de Salamanca.

 

El libro es prologado por Arsenio Dacosta quien recordó que las loas salmantinas existen desde el siglo XVI siendo la Sierra de Francia un foco geográfico importante, y en Macotera existen desde hace más de 100 años. Dacosta definió la loca como una manifestación literaria para teatralidad donde se mezcla la belleza literaria, el valor patrimonial y la esencia social con temas afecta a la emigración, la actualidad, las cosechas agrarias o los recuerdos y se expresa a nivel oral y escrito. Arsenio comentó que existe una interacción entre el autor y el pueblo, entre la dimensión eclesiástica, el fervor a San Roque, y el poder civil, el pueblo de Macotera. Por último, Dacosta animó a todos los vecinos a intentar buscar en sus casas y en los baúles de sus hogares macoteranos loas de hace un par de décadas para recuperar la memoria y la cultura de esta localidad.