El Levante mide la tensión creada en el fuero interno del Real Madrid

RESTO DE LA JORNADA. La ida de los octavos de final se completa con el atractivo Atlético de Madrid-Espanyol que tan buen sabor de boca dejó en la Liga, el Almería-Mallorca y el Betis-Getafe
EFE
El estadio Santiago Bernabéu acoge el último partido de 2010, la visita del Levante al Real Madrid en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, en medio del clima revuelto generado por José Mourinho y sus ataques al organigrama del club blanco.

Sin tiempo para apagar el incendio y con Mourinho ausente de su habitual cita con los periodistas en la víspera del partido, se presenta un nuevo encuentro, en esta ocasión de una Copa del Rey a la que el Real Madrid vuelve a dar importancia y que afrontará con lo mejor que tiene, buscando un resultado que pueda dejar encarrilada la eliminatoria ante un Levante que busca repetir el empate conseguido en el Ciudad de Valencia en Liga.

Por su parte, el Vicente Calderón marcará el inicio de una eliminatoria atractiva entre Atlético de Madrid y Espanyol, en un choque sin favorito, que promete intensidad, tensión y goles y que pondrá a prueba las aspiraciones de ambos equipos en el torneo.

Tendrán su primer asalto en Madrid, donde Atlético y Espanyol, dos aspirantes a las plazas de Champions en la Liga, también competirán por el acceso a los cuartos de final de un torneo interesante y que abre una opción de título para dos equipos ambiciosos y competitivos.

Tras una racha de cinco derrotas seguidas, el Sevilla quiere redimirse en la Copa del Rey ante un Málaga también sumido en la crisis de resultados que le ha llevado a meterse de lleno en los puestos de descenso.

Los otros dos partidos que completan la jornada copera son el Almería-Mallorca y el Betis-Getafe. Los almerienses se han marcado el objetivo de pasar de los octavos ante el rival que le eliminó en la misma ronda de la edición pasada. En el Benito Villamarín, el Betis busca el premio a su brillante trayectoria en Segunda División, donde es líder absoluto, ante un Getafe que llega en racha después de haber conseguido cuatro triunfos consecutivos por primera vez desde que llegó hace siete años a la máxima categoría del fútbol español.