El Juzgado ordena al Ayuntamiento que respete los hitos de una propiedad

Imputado. Según el Juzgado de lo Contencioso, el alcalde podría haber incurrido en un presunto delito de prevaricación por ordenar el derribo
MIGUEL CORRAL

El Juzgado de Vitigudino ha ordenado al Ayuntamiento de Vilvestre, como medida cautelar en tanto se resuelve una querella contra el alcalde, la reposición de los hitos que identifican una propiedad privada y sobre la que el Consistorio procedió al derribo de un cerramiento de piedra amparándose en un informe técnico de ruina.

Según el alcalde, en base a este informe del arquitecto municipal, el Ayuntamiento habría declarado la ruina total de los dos muros de piedra que cerraban un solar privado existente en la Plaza Mayor, cuestión de la que disienten los denunciantes al entender que “el informe del técnico municipal de 21 de septiembre de 2009, elaborado a tal fin, no declara la ruina total sino que existe una fachada a vía pública de mampostería que presenta inestabilidad generalizada de sus elementos pétreos”.

Ante este informe, la propiedad procede a demoler las partes del cerramiento que señala el arquitecto municipal, dejando en pie la fachada lateral que se hallaba en perfecto estado, “razón por la cual el informe municipal no hace mención a ella, ni se muestra en su informe”. Sin embargo, en opinión de los propietarios, el verdadero objetivo del Ayuntamiento no sería eliminar el posible riesgo de derrumbe que suponía esta construcción, sino mejorar el acceso a la calle El Resayo, “cosa que no se conseguiría dejando la pared o fachada lateral en pie”, y mediante escrito de 18 de noviembre de 2009, firmado por el alcalde, se requirió a la propiedad que debía demoler también la pared lateral, pues en caso contrario lo haría el Ayuntamiento. Según los propietarios “este requerimiento no contaba con apoyo técnico, pues lo ruinoso, según el informe, ya se había demolido.

En diciembre de 2009 un nuevo informe técnico ordena a la propiedad acondicionar el lugar de acuerdo a la normativa urbanística regional, por lo que se procedió al desescombro y posterior vallado del solar. Tras esta actuación, el 20 de abril de 2010 el Ayuntamiento procede a la demolición del muro lateral, lo que da consistencia a la argumentación de los querellantes una vez que se procede a verter arena y grava para facilitar el acceso a los viandantes.

Tras esto, los propietarios colocan hitos para delimitar el solar y el alcalde ordena su retirada en tanto que impiden la circulación de vehículos, unos hechos que se repitieron días después y que dio pie a los propietarios a que interpusieran un recurso contencioso ante el Juzgado de lo Contencioso nº 1 de Salamanca, siendo el objeto del pleito la declaración de ruina total y demolición posterior que llevó a cabo el Ayuntamiento del cerramiento del solar. En la vista de este juicio en octubre de 2010, la juez suspendió el contencioso administrativo en el trámite de visto para sentencia, remitiendo las actuaciones al Juzgado de Vitigudino al “existir indicios de delito de prevaricación”.