El juzgado condena al Ayuntamiento por vulnerar el derecho de reunión en la Plaza Mayor

El Ayuntamiento de Salamanca ha sido condenado por el Juzgado por vulnerar el derecho de reunión en la Plaza Mayor de Salamanca, según informa el colectivo "CIEs no Salamanca". Los hechos se remiten al pasado 15 de junio de 2014 cuando fueron sancionados por un teatro-denuncia en la Plaza Mayor.

 

 

'CIEs No Salamanca' ha informado de que, el pasado lunes 19 de octubre, se ha notificado a la Comisión Legal de Salamanca la sentencia del Juzgado nº1 de lo Contencioso-Administrativo de Salamanca, en la que se anulan las sanciones impuestas por el Ayuntamiento de Salamanca al responsable de la comunicación de la acción de teatro-denuncia que se realizó en la ciudad el pasado 15 de junio de 2014.

 

El grupo de personas y colectivos que participaron en esa fecha en el Día contra los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs) asegura que la acción de teatro-denuncia fue comunicada a la Subdelegación del Gobierno, e informaron del contenido y características de la actividad, detallando la infraestructura que iban emplear y no recibieron objeción alguna por parte a Subdelegación. Así, manifiestan que el Ayuntamiento no pueden imponer sanciones administrativas.

 

A juicio de 'CIEs No Salamanca', la sancion municipal se realizó "con el ánimo de disuadir el ejercicio de derechos fundamentales en la Plaza Mayor de Salamanca, como viene siendo habitual por parte del gobierno municipal del PP en Salamanca, llegando el propio jefe de la Policía, José Manuel Fernández, a ordenar el desalojo de la instalación antes del inicio de la actividad".

 

Además, explican que las acciones de teatro-denuncia forman parte del derecho de reunión y, por tanto, "es libertad de los ciudadanos emplear los medios que consideren oportunos para expresar sus opiniones, en el lugar que quieran, incluida la Plaza Mayor, mientras no conculquen otros derechos y libertades ni generen daños graves para personas o bienes, como establecen las leyes".

 

El Juzgado ha condenado al Ayuntamiento de Salamanca por vulnerar el derecho de reunión del colectivo, imponiéndole además las costas del proceso.