El juicio contra “Mika” se celebra sin la presencia del acusado, que no irá a la cárcel

J.M.S.C., de 28 años, no ha acudido a declarar ante cuatro de las chicas que lo han acusado de coacciones, amenazas y acoso.

J.M.S.C., más conocido como “Mika”, salmantino de 28 años, ha sido el gran ausente en el juicio celebrado durante la mañana del martes, 14 de enero, en los Juzgados de Salamanca, y en el que él ha sido el acusado. Durante la celebración del pleito, cuatro chicas, menores de edad, han asegurado haber recibido por parte del acusado amenazas, coacciones y acoso en repetidas ocasiones.

 

Tras desestimar la transformación del juicio de faltas contra “Mika” en un juicio de delitos, pese a la petición de los abogados de las diferentes acusaciones, el juez encargado de dirigir el pleito ha escuchado los testimonios de cuatro de las supuestas víctimas de J.M.S.C., que han asegurado haber recibido amenazas y coacciones por parte del acusado durante diferentes períodos de tiempo.

 

Entre los relatos, destacan los extractos de las conversaciones de “Whatsapp” que el acusado ha mantenido con las menores, en las que aparecen insultos como “cerda”, “puta” o “calientapollas”, acompañados de amenazas de muerte tanto a las chicas como a sus amigos o parejas, que también se habrían producido mediante conversaciones telefónicas.

 

En la mayor parte de los casos las menores conocían al acusado con anterioridad y lo consideraban un amigo más, hasta que “Mika” intentaba que la relación de amistad se transformara en sentimental. Al ser rechazado por las chicas, comenzaba su “estrategia de coacción”, tal como la ha definido uno de los abogados presentes en el juicio. A partir de ese momento, “Mika” supuestamente sometía a las menores a un control absoluto, utilizando el miedo y las amenazas para conseguir manejar a las chicas. Su “método” incluía seguimientos, llamadas a familiares y amigos e incluso llegó a amenazar a una de las chicas con un cuchillo, desde el exterior de la peluquería en la que la menor se encontraba haciendo prácticas.

 

No obstante, una de las menores que ha presentado una denuncia contra “Mika” ha asegurado no conocerlo de nada antes de que se pusiera en contacto con ella a través del móvil. “Llamó amenazándome para que hablara con él por Whatsapp y, tras colgarle, comenzó a escribirme amenazando con matar a mi familia”, ha relatado la menor, que ha acudido al juicio acompañada por su padre.

 

 

El juez también ha escuchado como testigo a M.B.S.S., encargada de realizar un informe psicológico sobre una de las chicas que han denunciado a “Mika”. En él se establece una relación entre el estado psicológico de la denunciante con los hechos relativos a la actuación del acusado, así como posibles consecuencias que pueden tener en el futuro.

 

Las distintas acusaciones han solicitado penas de 20 días de multa, a razón de 10 euros por día, por cada una de las faltas cometidas, además de una orden de prohibición de comunicación y alejamiento de las víctimas durante el período máximo permitido (6 meses), que varía entre distancias hasta alcanzar toda la provincia de Salamanca. Además, se han solicitado responsabilidades civiles que oscilan entre los 2.500 y los 3.000 euros.

 

El juicio ha quedado visto para sentencia.