El juicio contra ex concejal de Palma por difundir un vídeo con 20 formas de matar a una mujer se reanuda este viernes

Piden tres años de prisión para el exconcejal de Llucmajor por incitar a la violencia de género a través de la web
Piden tres años de prisión para el exconcejal de Llucmajor por incitar a la violencia de género a través de la web

PALMA DE MALLORCA, 25 (EUROPA PRESS)

El juicio contra el exconcejal de Agrupación Social Independiente (ASI) y presidente de esta formación, Joaquín Rabasco, por presuntamente incitar a la violencia de género al permitir que la web del partido alojase una animación informática en la que se mostraban 20 formas distintas de matar a una mujer, se reanudará este viernes a partir de las 9.15 horas, y se prevé que esa misma jornada quede visto para sentencia.

Se trata de unos hechos por los que el exregidor, sobre quien pesa una condena de dos años de prisión por malversar fondos municipales a sociedades de su propiedad, se enfrenta ahora a una petición de tres años de cárcel. El magistrado del Juzgado de lo Penal número 7 de Palma, Francisco José Pérez, proseguirá con la vista oral con el interrogatorio de siete testigos, la prueba documental con la exhibición del vídeo y la exposición de las conclusiones e informes finales por parte de acusación y defensa.

Junto a Rabasco también se sentará en el banquillo de los acusados su exsecretaria Claudia Fallemann. La acusación particular, ejercida por el letrado Sebastià Rubí en representación de un grupo de ciudadanos de Llucmajor, reclama para el dirigente de ASI, además de los tres años de privación de libertad, 126.000 euros de multa, mientras que para Fallemann solicita dos años de prisión y el pago de 54.000 euros.

Al margen de estas penas, la acusación pide la disolución de la formación por haber dado amparo a los hechos denunciados. Y es que, tal y como relata en su escrito de calificación, al que tuvo acceso Europa Press, ASI mantuvo colgada en su web, a lo largo de noviembre y diciembre de 2005, una animación que mostraba múltiples formas de acabar con la vida de una mujer que montaba en bicicleta, motivo por el que Rabasco fue formalmente requerido por el Institut de la Dona para que la eliminase, a lo que el exconcejal hizo caso omiso.

Todo ello, recrimina la acusación particular, como "una clara muestra de claro desprecio a la mujer en particular y a la ciudadanía en general", que expresó "su indignación ante tan graves, despreciables e intolerables acontecimientos, convocando múltiples manifestaciones y con la lectura de manifiestos de repulsa". Una actuación, además, que provocaba e incitaba de una manera "clara e inequívoca al odio y la discriminación contra las mujeres".

Por su parte, Fallemann, según el escrito de acusación, era la encargada de supervisar la web y, siguiendo instrucciones del máximo dirigente de ASI y "conociendo perfectamente el contenido de la animación", dio órdenes al informático del partido para que la colgara 'online'. Y no fue hasta enero de 2006 -dos meses después- cuando Rabasco ordenó al técnico que la sustituyera por otra animación en la que se podía escuchar una canción de carácter escatológico.

RABASCO RESPONSABILIZA AL INFORMÁTICO

Durante la primera sesión del juicio, Rabasco responsabilizó al ingeniero que se encargaba del mantenimiento del servidor de colgar la aplicación en la página de ASI, un vídeo que calificó de "asqueroso" y de ser una "porquería". Sin embargo, el informático negó las acusaciones y afirmó que fue la propia Fallemann quien le pidió colgarlo. Una vez que los medios se hicieron eco del vídeo, explicó que le ordenaron retirarlo y poner en su lugar otro con el nombre de 'El mamut se hizo mierda'.

Cabe recordar que Rabasco fue condenado a seis años de cárcel por la Audiencia Provincial de Palma, si bien el Tribunal Supremo rebajó la pena a los dos años tras absolverle de los delitos de cohecho, uso de información privilegiada, tráfico de influencias, prevaricación y alzamiento de bienes. Así, la condena le fue finalmente impuesta por un delito de fraude por funcionario público y otro de negociaciones prohibidas.