El juez de guardia abre diligencias por un delito contra el orden público

Las fiestas han comenzado con 20 minutos de retraso después de que varios radicales hayan colocado una ikurriña gigante frente a la fachada del Ayuntamiento de Pamplona.

El juez de guardia ha abierto diligencias por un supuesto delito contra el orden público por el incidente previo al chupinazo que ha dado inicio a los Sanfermines de 2013.

  

Las fiestas han comenzado con 20 minutos de retraso después de que varios radicales hayan colocado una ikurriña gigante frente a la fachada del Ayuntamiento de Pamplona, lo que ha impedido el inicio de los Sanfermines a las 12 horas.

  

Los desconocidos han salido al tejado de una de los edificios de la plaza Consistorial y desde allí han colocado la ikurriña sobre una sirga que cruzaba la plaza Consistorial. Un agente de la Policía Municipal ha podido cortar el cable y acto seguido han dado comienzo los Sanfermines.