El juez condena a una joven por fingir que había sido violada

Sentencia. La imputada deberá permanecer 14 meses en libertad vigilada y asistir a una actividad formativo-laboral, además de indemnizar a la víctima con 4.800 euros por los daños morales causados
E. G.

El magistrado del Juzgado de Menores ha condenado a una joven a 14 meses de libertad vigilada al considerarla autora de un delito de acusación y denuncia falsa por acusar a su pareja sentimental de haberla violado, según se recoge en la sentencia a la que ha tenido acceso este periódico.

Durante el tiempo de condena, el magistrado determina en el fallo que la imputada, cuya identidad responde a las iniciales L. G. G., asista a una actividad formativo-laboral que le ocupe la mayor parte del día. Además, deberá indemnizar a la víctima con la cantidad de 4.800 euros, cuantía que deberá abonar conjunta y solidariamente sus padres.

Durante la vista oral, el Ministerio Público solicitó 15 meses de libertad vigilada, mientras que la acusación particular elevó la solicitud a 24 meses de libertad vigilada y una indemnización de 12.000 euros.

El magistrado ha considerado probado que sobre las 15.26 horas del día 4 de septiembre de 2009, la condenada L. G. G., de 19 años, manifestó, –tras la denuncia efectuada por su padre acerca de su desaparición– “a sabiendas de su falsedad” que el 24 de agosto de 2009, la víctima, A. C. R., con la que mantenía una relación sentimental la siguió por la calle Mayor de Béjar y la introdujo en un portal obligándola en contra de su voluntad a mantener relaciones sexuales con él. Según declaró en el momento de los hechos, el joven la empujó hacia un portal viejo de la plaza Mayor de Béjar, “él la levantó por la cintura, en el aire. Se le empezó a acercar y la penetró”.

En su declaración, efectuada el 5 de septiembre de 2009, la condenada ratificó la denuncia, manifestando que tras “haberle bajado los pantalones contra su voluntad y haber sido penetrada fueron los dos a pedir la píldora del día después”.

Tras realizarse las diligencias necesarias por parte del Juzgado de Instrucción número 2 de Béjar, “pudo comprobarse que la denuncia era falsa”, ya que “no existe ningún indicio que corrobore la versión de la denunciante”, por lo que se acordó el sobreseimiento provisional de la denuncia interpuesta contra la víctima.

Como consecuencia de la denuncia, el joven fue detenido y pasó una noche en el calabozo, además de tener una orden de alejamiento de la condenada. Además, sufrió un cuadro ansioso y depresivo al salir a la luz pública la presunta violación.

Según se recoge en el fallo, el magistrado considera que las declaraciones presentadas por la joven en el momento de los hechos “no se sostienen y la descripción de la violación es prácticamente inverosímil”.

El fallo también recoge que en el informe forense efectuado un día después de la denuncia presentada por el padre de la condenada, no se aprecia lesión alguna, a pesar de que la condenada les reconoció que “había mantenido relaciones sexuales con la misma persona pero que ésta última vez fue sin preservativo”.

Por último, la sentencia recoge el daño moral, serio y que puede ser irreparable que ha sufrido el joven al ser acusado de una falsa violación.