El IVA para la cultura y el material escolar no se toca

La Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados ha rechazado con los únicos votos del PP una Proposición No de Ley (PNL) del Bloque Nacionalista Galego (BNG) que pretendía instar al Gobierno a reducir el IVA en el ámbito de la cultura y el material escolar.

La iniciativa, que contó con el apoyo de todos los grupos salvo el 'popular', reclamaba al Ejecutivo "abrir un proceso de diálogo con la industria cultural del Estado español a fin de abordar la cuestión del IVA del 21% para el ámbito de la cultura y escuchar las propuestas del sector".

 

Asimismo, proponía "reconsiderar el IVA del 21% fijado desde septiembre de 2012 para la cultura y estudiar la posibilidad de reducirlo puesto que ha provocado una contención en el consumo de productos culturales y en la asistencia a espectáculos culturales por parte de la ciudadanía y tampoco reporta la recaudación planificada".

 

En un tercer punto la PNL instaba al Gobierno a "estudiar también una reducción del IVA aplicado al material escolar debido al inicio de un nuevo curso escolar y a las dificultades económicas de muchas familias para afrontar los gastos derivados de un nuevo curso".

 

Sin embargo, desde el PP, la diputada María Aránzazu Miguélez ha señalado que este "tema ya ha sido presentado por otros grupos en esta Comisión", y recordó que el Gobierno ya explicó en su momento los motivos que le obligaban a subir este IVA cultural. "No hay ningún Gobierno al que le guste subir impuestos", apostilló la diputada.

 

Después de recalcar que el Gobierno "está haciendo un gran esfuerzo para evitar la paralización de las grandes instituciones culturales españolas", Aránzazu Miguélez ha avisado al resto de grupos que "una insistencia excesiva sobre esta cuestión podría retraer el consumo". Además, ha reiterado la tesis expresada habitualmente por los miembros del Gobierno de que esta presión fiscal se reducirá cuando el escenario económico lo permita.

 

Desde el PSOE, el diputado Pablo Martín Peré ha respondido que "nadie discute la necesidad de aumentar los ingresos, pero sí el cómo se hace". "Y subir el IVA a los libros de texto tiene un carácter aún más perverso que el cultural, puesto que los destinatarios de esos libros son niños", ha remarcado.

 

Para Montserrat Surroca (CiU), esta subida del IVA es un "auténtico despropósito", tal y como su grupo ha reiterado en múltiples ocasiones. El diputado de la Izquierda Plural Chesús Yuste, por su parte, ha acusado al Gobierno de "castigar el consumo de productos culturales". Por eso ha reclamado la aplicación del IVA súper reducido del 4 por ciento, como ocurre con el libro impreso en particular.

 

PROPIEDAD INTELECTUAL 

 

Por otro lado, la Comisión de Cultura ha rechazado, también únicamente con los votos del PP, una PNL de la Izquierda Plural que pedía al Gobierno la retirada del Anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual, actualmente en trámite de valoración por parte del Consejo de Estado.

 

El portavoz del grupo proponiente, Chesús Yuste, ha recalcado que el anteproyecto elaborado por el Gobierno "debilita la protección de la propiedad intelectual en beneficio de las operadoras". "Además, dicho anteproyecto tiene el rechazo unánime de todo el sector cultural", ha enfatizado.

 

Con esta iniciativa, Izquierda Plural buscaba que el Congreso instara al Gobierno a retirar de forma inmediata el Anteproyecto de Ley de modificación del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, y a elaborar una nueva legislación con la participación de todas las parles implicadas -creadores, consumidores, industrias culturales- que garantice la máxima transparencia de las entidades de gestión de los derechos de autor, así como el "control y fiscalización por parte tanto de los poderes públicos como de los creadores y asociaciones culturales, manteniendo su carácter cooperativo y la función social hacia los afiliados".

 

Asimismo, la PNL pedía una regulación acordada entre las partes que permita de forma definitiva atender la compensación equitativa por copia privada, no a cargo de los Presupuestos Generales del Estado "ni como canon indiscriminado en la adquisición de productos digitales, sino explorando otras fórmulas que tengan en cuenta a los actores actuales en el entorno digital" (las operadoras de telecomunicaciones).

 

La portavoz adjunta de Cultura del PP, Ascensión Figueres, ha defendido, por contra, que éste ha sido un Anteproyecto "tremendamente participativo, pues el Gobierno ha querido que todo aquel que quisiera plantear sus observaciones al texto pudiera hacerlo".

 

"El Gobierno lo ha escuchado para hacer un texto lo más equilibrado posible. Hay intereses contrapuestos y se trata de llegar a un equilibrio. El Anteproyecto ha estado abierto a los interesados, busca la garantía de los derechos de propiedad intelectual y garantiza la transparencia de las entidades de gestión. Es un Anteproyecto que puede ser mejorable, como todos, pero no merece su retirada", ha defendido Figueres.

 

Desde el PSOE, José Andrés Torres Mora ha denunciado que el Anteproyecto tiene "un vicio de origen, pues ha faltado diálogo con el sector cultural y ha sobrado la influencia de determinados sectores de Economía e Industria, que buscan apropiarse del capital largamente acumulado por los autores". "Esperemos que el Consejo de Estado mejore este texto, porque lo que surge del Gobierno es insuficiente e inadecuado", ha finalizado.