El italiano Nibali recupera el jersey de líder antes de visitar Salamanca

ETAPA PARA VELITS. El ciclista eslovaco se llevó la crono y se coloca tercero en la clasificación general. ‘PURITO’, TOCADO. Joaquim Rodríguez se hundió y dijo adiós a todas las opciones de ganar la Vuelta
A. A. G.

La Vuelta Ciclista a España regresa a Salamanca tras ocho años de ausencia con motivo de la capitalidad europea del deporte que regenta la ciudad.

Atrás queda ya la victoria en 2002 del esprínter italiano Angelo Furlan, cuando Roberto Heras enloquecía a los salmantinos al lucir el maillot oro de líder. Un año antes, en 2001, era el británico David Millar el que se llevaba el prólogo que daba el pistoletazo de salida a aquella edición de la ronda española.

La decimoctava etapa de la 75 edición de la Vuelta Ciclista a España se antoja como una de las últimas oportunidades para que los hombres rápidos que quedan en el pelotón midan su punta de velocidad en la avenida Federico Anaya. Entre ellos, destaca un nombre por encima de todos: Mark Cavendish. El esprínter de mayor categoría del pelotón internacional tiene la oportunidad de grabar su nombre en la ciudad del Tormes.

En esta ocasión llega de líder el italiano Vincenzo Nibali, tras desbancar en la crono de Peñafiel a Joaquim Rodríguez, que se hundió y bajó hasta el quinto lugar de la clasificación general, a casi 4 minutos del corredor del Liquigas.

La Vuelta se decidirá en la desconocida cima de la Bola del mundo. Nibali tendrá que aguantar las embestidas que a buen seguro intentará Ezequiel Mosquera. El gallego realizó una buena contrarreloj y sólo pierde 38 segundos en la clasificación general.

En lo que se refiere a la etapa de ayer, Peter Velits, la gran revelación de esta edición de la Vuelta, se llevó contra todo pronóstico la prueba contra el crono de la localidad vallisoletana. A pesar de defenderse bien en este tipo de modalidad, el eslovaco sorprendió a todos al llevarse la etapa, su primera como profesional, por delante de grandes expertos como el ruso Menchov y los ciclistas del Saxo Bank Cancellara y Gustav Larsson. Además, Velits se colocó tercero en la clasificación general, a 1.59 de Nibali, y aventajando en 1.44 a su más inmediato perseguidor, el luxemburgués Frank Schleck.

Por lo tanto, si sigue aguantando en la montaña como lo está haciendo hasta ahora, tiene muchas posibilidades de encaramarse al tercer escalón del pódium final en Madrid acompañando a Nibali y Mosquera, aunque el orden de estos dos está aún por decidirse.