El IPC subió dos décimas en Salamanca en noviembre

Salamanca fue la excepción dentro de Castilla y León, donde los precios bajaron en todas las provincias. Aún así, la provincia acumula un 2,8% en lo que va de año, tres décimas por debajo de la media regional.

Los precios descendieron en noviembre en todas las provincias de Castilla y León, a excepción de Salamanca, donde subieron un 0,2%, con una inflación interanual del 2,9% y una inflación en lo que va de año del 2,8%; Segovia, con una décima más, 3,1% de inflación interanual y tres puntos en lo que va de año; y en Zamora, donde los precios se mantuvieron en el mes de noviembre, con la inflación interanual en el 3,2% y el 3,1 en lo que va de año.

 

Sin embargo, han descendido un 0,2% en Ávila, donde la inflación interanual se sitúa en el 3,2% y la inflación en lo que va de año en el 3,1%; en Palencia, con una inflación interanual del 3,2% y 3,0% en lo que va de año; en Soria, con la inflación en lo que va de año del 2,8% interanual del 2,9%.

 

Además, los precios cayeron una décima, como en la media nacional y regional, en Burgos y León, donde la inflación interanual se situó, respectivamente, en el 3,3% y 3,1% y la inflación en lo que va de año en el 3,3% y 3,0%.

 

De este modo, la inflación interanual supera la media regional (3,1 por ciento) en las provincias de Burgos (3,3%), Ávila, Palencia y Zamora, con 3,2%. Tanto León, como Valladolid, igualan la inflación regional; mientras que por debajo de ese dato se sitúan, con el 2,9%, Salamanca, Segovia y Soria.

Por sectores, el mayor aumento de los precios en el mes de noviembre se registró en la partida de vestido y calzado, con una subida del 5 por ciento, seguido a distancia por el registrado en alimentos y bebidas no alcohólicas (0,6), menaje (0,4), bebidas alcohólicas y tabaco (0,2), y tanto enseñanza como medicina con un 0,1% más.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) de la región en su conjunto bajó una décima en noviembre respecto al mes anterior (al igual que en España) y la tasa interanual (es decir, la variación de los precios registrada durante los últimos doce meses) alcanzó el 3,1 por ciento, dos décimas más que la media nacional (2,9 por ciento) pero porcentaje inferior al del mes anterior, que llegaba al 3,7, según los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

Por su parte, en lo que va de año el IPC ha aumentado un 3 por ciento en Castilla y León, dos décimas más que en el resto del país (2,8 por ciento).

 

De este modo, Castilla y León se sitúa como la cuarta comunidad más inflacionista, sólo superada por Cataluña (3,6%), Cantabria (3,5%) e Islas Baleares (3,2%).

 

 

 

Mientras tanto, el pasado mes bajaron los precios de las partidas de transporte (-2,9), comunicaciones (-1,1), ocio y cultura (-1), hoteles, cafés y restaurantes (-0,5) y vivienda (-0,3).