El IPC sube un 0,4% en marzo, pero la tasa interanual baja hasta el 2,4% por gasolinas y alimentos

El Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó en marzo un 0,4% respecto a febrero y situó su tasa interanual en el 2,4%, cuatro décimas menos que en el mes anterior.

Los datos coinciden con los que avanzó el organismo a finales de febrero, cuando, provisionalmente, apuntó que la tasa interanual se situaría en el tercer mes del año en el 2,4%, mientras que, en tasa mensual, calculaba un repunte de los precios del 0,4%, encadenando así dos meses consecutivos al alza tras la subida del 0,2% que experimentaron en febrero.

La tasa interanual del 2,4% alcanzada en marzo es la más baja desde julio del año pasado, cuando la inflación se situó en el 2,2%. El IPC se mantiene así, por quinto mes consecutivo, por debajo del umbral del 3%, después de tocar techo el pasado mes de octubre cuando, tras la subida del IVA, la inflación se disparó hasta el 3,5%.

Según ha explicado el INE, el incremento interanual de los precios fue consecuencia del comportamiento menos inflacionista de los carburantes y algunos alimentos. En concreto, la tasa interanual del grupo transporte, donde se incluyen las gasolinas, bajó más de dos puntos en marzo, hasta el 0,7%, debido a que los carburantes se abarataron el mes pasado, frente a la subida que experimentaron un año antes.

Por su parte, los alimentos y las bebidas no alcohólicas recortaron dos décimas su tasa interanual, hasta el 2,6%, debido, especialmente, al abaratamiento del pescado fresco, la carne de ave y los huevos. Frente a los descensos en transporte y alimentos, destaca el repunte en un punto de la tasa interanual del ocio y la cultura, hasta el 2,3%, por la subida de precios de los viajes organizados y los servicios recreativos y deportivos.

La temporada primavera-verano eleva el IPC mensual

Por su parte, el repunte mensual de marzo es el más bajo registrado en este mes desde 2009, ya que en los ejercicios posteriores, el IPC aumentó un 0,7% en todos los meses de marzo.

El alza mensual de marzo se ha debido, sobre todo, al encarecimiento del vestido y el calzado por la temporada primavera-verano, y también a la subida de precios de los viajes organizados, los hoteles, y otros servicios relativos a la vivienda, el gas y la distribución de agua.

Concretamente, el grupo de vestido y calzado registró una tasa mensual del 4%, mientras que el de ocio y cultura (viajes organizados) subió un 1,7%, y el de hoteles un 0,3%. La vivienda, por su parte, se incrementó un 0,1%.

En contraste, en marzo se experimentaron descensos mensuales de precios en el transporte (-0,6%) por el abaratamiento de carburantes y automóviles, y en alimentos (-0,1%) por las bajadas de los precios de las frutas frescas y la carne de ave.

La subyacente se mantiene 

Por su lado, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) se situó en marzo en el 2,6%, tres décimas menos que en febrero, mientras la inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se mantuvo en el tercer mes del año en el 2,3%.

Asimismo, el IPC a Impuestos Constantes (IPC-IC) alcanzó el pasado mes de marzo el 0,4%, dos puntos por debajo del índice general. En tasa mensual, el IPC-IC aumentó un 0,4%, igualando el registro del índice general.

 

Noticias relacionadas