El 'increíble' Llull alarga su estado de gracia

El Real Madrid gana en Vitoria y suma 19 victorias en 19 partidos.

 

FICHA TÉCNICA

 

FICHA TÉCNICA


LABORAL KUTXA: Hodge (13), Jelinek (5), San Emeterio (11), Nocioni (14) y Pleiss (10) --cinco inicial--; Mainoldi (0), Poeta (0), Van Oostrum (0), Diop (6), Causeur (13) y Hanga (2).

REAL MADRID: Llull (27), Darden (8), Rudy Fernández (17), Mirotic (6) y Bourousis (3) --cinco inicial--; Sergio Rodríguez (10), Draper (2), Reyes (2), Mejri (12), Slaughter (1) y Díez (2).

PARCIALES: 21-26, 16-16, 13-26, 24-22.

ÁRBITROS: Pérez Pizarro, Redondo y Oyón. Eliminado por doble técnica el entrenador del Laboral Kutxa Sergio Scariolo.

PABELLÓN: Fernando Buesa Arena. 14.623 espectadores.

El Real Madrid se impuso este sábado con claridad al Laboral Kutxa (74-90) con una gran actuación de Sergi Llull, y logró así su decimonovena victoria en otros tantos partidos, lo que les permite seguir liderando con mano de hierro la Liga Endesa.

Cuando un jugador como Llull está de dulce es muy difícil pararle, como volvió a quedar demostrado este sábado. El menorquín, que anotó el triple que le dio la Copa del Rey al Madrid, siguió con su idilio con la línea de tres y anotó 7 triples en 10 intentos para desarbolar a la defensa del Laboral Kutxa.

El madridista llevaba al descanso 17 puntos --encestó 9 de los primeros 11 de su equipo--, a pesar de lo cual el resultado era bastante igualado (37-42). Y lo era porque, a pesar de que los vitorianos no estuvieron finos en defensa, San Emeterio estuvo entonado en los primeros 20 minutos (11 puntos).

Además en esos dos primeros cuartos el conjunto de Pablo Laso tuvo problemas para controlar su aro y eso le vino bien a Pleiss para estar cómodo en la zona. Bourousis lleva varios partidos algo perdido, algo que aprovechan los rivales para 'hincharse' en la zona 'blanca'.

Tras la reanudación llegó la sentencia. En un magistral tercer cuarto encabezado por Draper, probablemente el mejor defensor de perímetro que está jugando en Europa, el Madrid aumentó las diferencias desde la defensa, dejó a Laboral Kutxa en 13 puntos en esos 10 minutos y acabó por desesperar a los vascos. Scariolo fue expulsado por doble técnica y Nocioni se tiró todo el tercer periodo intentando sacar de quicio a Mirotic a base de golpes.

Una vez más, el Real Madrid resolvió un partido tras pasar por vestuarios, un patrón que se viene repitiendo todo el año y que en esta ocasión dejó un aburrido último cuarto al que se llegó con 50-68 en el electrónico.

El último parcial sirvió para que Llull siguiese su exhibición y para ver en pista al joven pívot senegalés de 19 años Ilimane Diop que volvió a demostrar que tiene un futuro muy prometedor por delante.

Tras este partido el Real Madrid continúa líder de la Liga Endesa con 19 victorias y ninguna derrota y el Laboral Kutxa se queda décimo con 9 victorias y 10 derrotas, muy alejados de los puestos a los que pensaban aspirar a comienzos de la temporada.