El III Plan Industrial de Renault 2017-2020, prioritario para la Junta de Castilla y León

Una cadena de montaje de Renault

Contempla la fabricación de nuevos vehículos y productos en las plantas de Valladolid y Palencia y la ampliación de actividades industriales e iniciativas de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i).

El Consejo de Gobierno ha declarado este jueves Proyecto Industrial Prioritario el III Plan Industrial de Renault 2017-2020, que contempla la fabricación de nuevos vehículos y productos en las plantas de Valladolid y Palencia y la ampliación de actividades industriales e iniciativas de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i).

 

Las inversiones de la multinacional en Castilla y León superarán los 675 millones de euros y permitirán garantizar el empleo, generar nuevos puestos de trabajo y agilizar trámites. Para los próximos cuatro años está prevista la conversión de 2.000 contratos temporales en fijos, de los que el 95 por ciento corresponden a personal que opera en los centros de trabajo de la Comunidad.

 

El III Plan Industrial de la compañía automovilística contempla en primer lugar la fabricación de nuevos productos, vehículos y piezas mecánicas en las factorías instaladas en Castilla y León.

 

En concreto, proyecta la asignación de un nuevo vehículo a la fábrica de Carrocería Montaje de Valladolid; el mantenimiento de modelos en fase de producción (vehículo de combustión térmica y vehículo eléctrico) así como de las plataformas de nuevos vehículos recientemente industrializados en la planta del grupo industrial de Palencia, y la fabricación de motores de las generaciones 7 y 8 del motor K9 en Valladolid.

 

Renault tiene previsto iniciar una nueva actividad industrial a partir de 2018 para la inyección metálica (aluminio) en el centro de trabajo de Valladolid, que propiciará a su vez actividades de premecanizado y la posible aproximación de nuevos proveedores.

 

MÁS I+D+I

 

En el ámbito de la I+D+i, los planes de la multinacional pasan por intensificar las funciones de ingeniería de producto, duplicando el número de especialistas, y reforzar el volumen y competencias de las ingenierías de proceso. De hecho, recientemente se ha creado un departamento de Ingeniería de Producción que integra a 100 técnicos especialistas e ingenieros.

 

Renault ha cifrado en más de 675 millones de euros el volumen de inversión directa que acometerá hasta 2020 en sus instalaciones de Castilla y León, fundamentalmente en la adaptación de sus infraestructuras y en el campo de la I+D.

 

A esta cuantía hay que añadir la inversión inducida que generará en el sector auxiliar y, por extensión, en el tejido industrial autonómico. Al respecto, hay que señalar que las fábricas de Renault en la Comunidad integran en su cadena de valor a más de 50 proveedores de primer rango, que también deberán adaptar su producción a los requerimientos del nuevo plan de la multinacional.

 

Por otra parte, los proyectos de la compañía del rombo requerirán el despliegue de más infraestructuras industriales y logísticas en los parques de proveedores de Valladolid y Palencia.

 

La apuesta por Castilla y León que representa el III Plan Industrial de Renault también tendrá un impacto muy positivo sobre el empleo, como ya ocurrió con los dos planes anteriores, que impulsaron la creación de 5.000 nuevos puestos de trabajo. Para los próximos cuatro años, está prevista la conversión de 2.000 contratos temporales en fijos, de los que el 95 por ciento corresponden a personal que opera en los centros de trabajo de la Comunidad.

 

Además, la multinacional automovilística incorporará nuevos empleados a su plantilla durante la fase de inyección de aluminio, en las nuevas líneas de mecanizado, así como técnicos e ingenieros a su departamento de I+D+i.

 

La ampliación de producción y actividad que Renault que lleva a cabo en las factorías de Valladolid y Palencia no sólo se traduce en más empleos directos, sino también indirectos. De acuerdo con los ratios de incidencia del sector de fabricantes de automoción sobre su cadena de valor, se estima que el desarrollo de los tres planes industriales (los dos últimos y el anunciado para el periodo 2017-2020) inducirán la creación de entre 7.500 y 12.000 nuevos puestos de trabajo en torno a las empresas auxiliares y de servicios que integran la cadena de valor de la compañía; y ello sin contar las contrataciones que puedan derivarse de los proveedores que se instalen en los parques de Valladolid y Palencia.

Noticias relacionadas