El Ibsal, "punta de lanza" de la investigación biomédica

Presentación de la acreditación del Ibsal (Foto:F.Rivas)

El instituto salmantino es el primero de Castilla y León en recibir este reconocimiento

Los 24 centros acreditados por el Instituto de Salud Carlos III, entre los que se encuentra el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) , serán “punta de lanza” en la investigación biomédica española.

 

Así lo ha señalado el director del director del Instituto de Salud Carlos III, Antonio Andreu, quien ha destacado que el IBSAL tiene por delante “un camino lleno de expectativas y de posibilidades”, que es uno de los nuevos incorporados a la red, una vez que su acreditación ha sido presentada, de manera oficial, en Salamanca.

 

En este acto de puesta de largo han estado, además de Antonio Andreu, el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado; el director científico del IBSAL, Rogelio González; el vicepresidente de organización y relaciones institucionales del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), José Ramón Urquijo; el rector de la Universidad de Salamanca (USAL), Daniel Hernández, entre otras personalidades.

 

De esta manera, el instituto salmantino se ha convertido en la primera entidad castellana y leonesa en recibir este reconocimiento estatal, que también tienen otros 23 centros del país después de superar un “exigente” proceso, ha detallado el rector de la USAL.

 

Gracias a su incorporación, el IBSAL, dependiente de la Junta de Castilla y León a través del Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud (IECSCYL), de la Universidad de Salamanca (USAL) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), puede ahora acceder a programas de investigación nacionales e internacionales.

 

Asimismo, se integra dentro de la red de institutos vinculados al Sistema Nacional de Salud, lo que le permite ampliar la difusión de sus trabajos y maximizar su excelencia, ha detallado Sáez Aguado.

 

El Ibsal tendrá “un antes y un después” gracias a nuevos mecanismos de financiación que permitirán un impulso “extraordinario” para las tareas investigadoras del instituto salmantino, según Daniel Hernández.

 

IBSAL

 

El Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca trabaja en torno a tres ejes: asistencia, investigación y docencia. Su objetivo principal es conceder a su personal investigador los medios necesarios para innovar, generar nuevos conocimientos y aplicarlos posteriormente para la resolución de problemas sanitarios.

 

 

Esta labor se desarrolla a través de los 58 grupos de investigación que conforman el IBSAL y que trabajan en las áreas temáticas de cáncer; cardiovascular; neurociencias; enfermedades infecciosas, inflamatorias, metabólicas y degenerativas; terapia génica y celular; atención primaria; salud pública y farmacología. El equipo humano del centro está formado, actualmente, por más de 650 investigadores, según fuentes de la Consejería de Sanidad de la Junta.

 

 

Además, el instituto salmantino realiza labores de investigación clínica y establece plataformas de colaboración con entidades como los biobancos, el animalario o el Consorcio de Apoyo a la Investigación Biomédica en Red (CAIBER). Estos servicios comunes se completan con trabajos relacionados también con otras áreas como la genómica y la proteómica, la microscopía, el diagnóstico molecular y celular, la bioinformática, la estadística, el desarrollo de fármacos o la producción celular.