El Ibex despide los 6.000 puntos por primera vez desde abril de 2003 tras caer un 3,58%

La prima de riesgo está en 640 puntos.

El Ibex ha despedido la barrera psicológica de los 6.000 puntos por primera vez desde abril de 2003, después de ceder un 3,58% al cierre de mercado y liderar así las caídas en Europa, con la tensión sobre el mercado de deuda sin freno, que llevaba la prima de riesgo a los 640 puntos básicos.

La presión sobre España se acentuaba tras el anuncio de una posible petición de rescate de Cataluña, y la rentabilidad del bono español a 10 años escalaba al 7,63%. Y eso que el Tesoro colocó el máximo previsto en letras, si bien a tipos más altos.

Los recortes del 4,54% en los títulos de Santander y del 4,15% en los de BBVA lastraron al selectivo, que terminó de ceder los 6.000 puntos con la caída del 4,32% en Telefónica. Los mayores descensos los protagonizaron Acciona (-9,34%), Mapfre (-8,29%) y Repsol (-7,16%).

También destacaron los recortes en FCC, que se dejó un 6,97%, y Endesa, que cedió un 5,83%. Los avances los lideraron Indra (+4,51%) y Sabadell (+3,56%). Estos valores junto a Grifols (+3,51%), Caixabank (+2,34%), Acerinox (+0,88%), Bankia (+0,75%) y Amadeus (+0,10%) esquivaron el rojo.

De esta forma, el selectivo español, que un día después de la prohibición de las ventas a corto se situó en los 5.956,3 enteros, encabezó los retrocesos entre las principales plazas de Europa.

Milán, que también ha vetado las operaciones a corto, se dejó un 2,7%, mientras que Londres, Francfort y París limitaron sus pérdidas por debajo del 0,5%. Wall Street iniciaba la sesión también en rojo, con una caída del 0,7%.

EL EURO, EN MÍNIMOS DESDE JUNIO DE 2010.

La incertidumbre se dejaba sentir en el euro, pues la moneda única ahondaba en su debilitamiento frente al dólar y fijaba el intercambio al cierre de sesión en 1,2080 billetes verdes', su nivel más bajo desde el 11 de junio de 2010.

El analista de XTB Pablo del Barrio se preguntó qué habría ocurrido este martes sin la prohibición de las ventas a corto: "Probablemente las caídas hubieran sido más severas", aseguró.

Para Del Barrio, la situación es "muy crítica" ante la falta de liquidez derivada de la inactividad del BCE, que a su juicio "sigue retroalimentando el círculo vicioso". "Alemania tiene la respuesta", subrayó.