El ibérico sigue marcando cifras de récord

Ganaderos e industriales se preguntan hasta cuándo se prolongará esta situación de aumento de precio, que deja a los compradores entre la espada y la pared.

La situación actual del sector del porcino ibérico no satisface a las dos partes por igual; el sector productor cuenta con un alivio económico derivado de la tendencia alcista de los animales por su escasez, mientras que los industriales mantienen una asfixia económica porque no pueden repercutir en el producto final la subida de los precios en origen.

 

Esta situación se ha producido a la inversa en muchas ocasiones, siendo los ganaderos los perjudicados y llevándose por delante a muchos profesionales y explotaciones, por lo que en la situación actual solo los más fuertes van a sobrevivir.

 

Este momento del sector se deriva de los precios récord que marca en la actualidad la Lonja Provincial de Salamanca, nunca vistos y que se convierten semana tras semana en un nuevo récord. De hecho, los 1,89 euros de los cerdos de pienso en intensivo son una cifra récord en la historia de este sector, al igual que los 1,92 euros de los cerdos de pienso en extensivo, según datos de la Lonja Provincial.

 

Por ello, tanto ganaderos como industriales (más los segundos que los primeros) se preguntan hasta cuándo se va a prolongar esta situación porque el sector debe tocar techo en cuanto al mercado cuenta con una mayor oferta de animales y el industrial no tenga prisa y urgencias por comprar. No obstante, esta tendencia alcista se prolonga desde hace ya muchos meses pero en algún momento el sector tocará su techo.

 

Igual que lo hizo en el año 2009, cuando los cochinos de pienso tuvieron un valor por debajo del euro, en concreto el 9 de febrero de ese año, momento en el que el sector dijo basta y los precios comenzaron a repuntar. Ambas situaciones no se corresponden quizá con la realidad de un mercado que siempre perjudica a uno de los dos sectores.

 

Pero pese a esta situación, el ganadero tampoco consigue unos márgenes excesivos por animal, ya que los productores obtienen un beneficio de entre seis y doce euros por cada animal según están en la actualidad el precio del pienso para los marranos, ubicado en los 0,33 euros por kilogramo derivado del alto precio del cereal en la actualidad pese a su tendencia a la baja.

 

Una tendencia que puede ser mayo si el valor de los cereales continúa cayendo como en las últimas semanas debido a la escasez de operaciones, que son de reposición.