El ibérico sigue en el juego de las compensaciones

La mesa de ibérico sigue con posturas claramente contrarias (Foto: Chema Díez)
Por su parte, el ovino cotizó 0,15 euros a la baja al ver los compradores una “brutal caída”

La mesa de porcino de la Lonja Provincial juega, y mucho, especialmente a las compensaciones a la hora de fijar una cotización para los cochinos ibéricos de extensivo e intensivo, y así quedo plasmado una jornada más.

La ronda de comentarios siguió los parámetros ya conocidos, con los ganaderos observando una situación buena para sus intereses ante la escasez de cochinos en el mercado “y no hace falta llamar para encontrar comprador porque se los rifan”. Los industriales, por su parte, ven un mercado distinto para sus intereses y señalan que hay suficientes animales para las operaciones que se realizan.

De este modo, los productores solicitaron subidas de entre 0,01 y 0,03 euros y los industriales bajadas de entre 0,02 y 0,03 euros, entrando una vez más en ese juego de la compensación e intentar llevar al presidente de la mesa al medio, o lo que es lo mismo, la repetición. “Siempre ocurre lo mismo; da igual quien empiece a cotizar primero, pero yo en ese juego no entro”, dijo Eloy García, presidente de la mesa. Finalmente, los animales en intensivo y extensivo aumentaron su valor 0,01 euros. Los lechones subieron 0,05 euros y los tostones vieron incrementado su valor en dos euros.

En lo que se refiere al blanco, de nuevo cotización a la bajada para los cerdos, con 0,02 euros menos y una subida para los tostones de un euro.

El ovino, a la baja
Por último, la mesa de ovino se mostró con más polémica que semanas anteriores a la hora de las cotizaciones, de manera especial cuando Lucas Rivas, ganadero, realizó el siguiente comentario. “Los lechazos valen más o lo que pone en Lonja pero pido 0,10 euros de bajada”. Este hecho crispó los ánimos de varios ganaderos de la mesa que pidieron repetición y otros 0,15 euros de bajada.

Los compradores, por su parte, analizaron la situación del mercado como “muy mala”, con un gran descenso de los precios y pidieron entre 0,15 y 0,30 euros de bajada, para una decisión final de 0,15 euros menos respecto a la semana anterior. Los corderos, repitieron.