El ibérico se derrumba y agoniza ante un nuevo batacazo de los mercados

Se barajó la opción de dejar sin cotizar la bellota pero al final se fijó un descenso de 0,03 euros

Nueva jornada aciaga para el porcino ibérico en Salamanca debido a la caída de los precios y de un nuevo batacazo de los mercados. El ganadero sufre la asfixia de una situación ya insostenible con unos precios fuera de mercado y que siguen cayendo con el paso de las semanas. Y después del ganadero, el industrial va detrás.

Y así se dejó ver en la Lonja de Salamanca un día más. Los comentarios de las partes que componen el sector coincidieron plenamente en destacar que estaban tocando fondo y que la situación les llevaría a la ruina. Incluso se barajó la opción de dejar sin cotizar la bellota como ha hecho la Lonja de Extremadura, pero los salmantinos prefieron bajar 0,03 euros para intentar sostener un mercado que se está muriendo poco a poco.

También bajó 0,03 euros el recebo, por los mismos motivos, por los 0,02 euros de las categorías de pienso en intensivo y extensivo, lastrando de nuevo las opciones de una crisis que lleva inmersa en el sector desde hace casi cinco años y que ya casi no puede hacer más daño por el bajo nivel de los precios en origen yu una vez transformados.

Así las cosas, el pesimismo ha vuelto a crecer entre los profesionales que viven desilusionados y ya barruntan un aumento en el cierre de las explotaciones porque en la actualidad es inviable mantenerlas abiertas.

Por su parte, el blanco vive la situación contraria con una subida de los precios debido al aumento del consumo en Europa y de las exportaciones gracias a Alemania, por lo que se acordó un aumento de 0,03 euros para las tres clases de cerdos (selecto, graso y normal) y 0,02 parta las cerdas, con un aumento de un euro para los lechones.

El vacuno de vida y de carne, repiten precios
Por otro lado, las mesas de vacuno de vida y de carne fijaron una repetición de los precios en todas sus categorías. En la vida, ambos sectores siguen viendo las cosas de maneras muy diferentes con una petición de bajada por parte de los tratantes y de repetición y subida por parte de los ganaderos, para una decisión final de dejar las cosas como ya estaban. No obstante, las diferencias en la mesa son más que notables, incluso con el propio presidente con enfrentamientos dialécticos cada semana entre Ricardo Escribano y Eloy García. Además, el mercado de ganado contó con la presencia de 815 animales, nivel menor que en semanas pasadas.

Por su parte, la mesa de vacuno de carne también acordó una repetición de los precios pese a la mayor pesadez de los mercados y del consumo aunque con la vista puesta en la llegada del barco para mantener los precios altos que tienen en este momento. Esta decisión no gustó a José Martín Bravo, representantes de los carniceros que solicitó una bajada y mostró su enfado por no tomar en cuenta sus propuestas.