El ibérico no cierra por vacaciones… en agosto

La escasez de cochinos en el mercado provoca que los industriales tengan una necesidad imperiosa de matar y aprovechen el ‘parón’ del mes estival para no parar su actividad.

El mercado del porcino ibérico está totalmente fuera de control y así lo demuestra cada semana el precio que están alcanzando los cochinos de pienso debido a su escasez ya que los ganaderos tienen ahora ‘la sartén por el mango’, como la tuvieron en su momento los industriales.

 

Tal es así que el mes de agosto, de ‘vacaciones’ por excelencia en el sector del ibérico no va a parar, ni mucho menos, ya que algunos industriales de Guijuelo, los más fuertes, no van a cerrar los mataderos en el mes de agosto, con el fin de intentar hacerse con los pocos cochinos que queden en el mercado.

 

Ésta es la realidad del sector, a pesar de lo que dicen los industriales cada semana en la Lonja Provincial de Salamanca, para intentar algo lícito y es que el precio no siga subiendo ya que se encuentra en un nivel nunca visto y los profesionales desconocen cuándo se tocará techo.

 

A VUELTAS CON EL CUMPLIMIENTO DE LA NORMA

 

Por otro lado, una de las polémicas más importantes que sigue dentro del sector hace referencia al cumplimiento de la Norma de Calidad en lo que se refiere al peso de sacrificio de los animales, que debe ser mayor o igual a 150 kilogramos.

 

“Esta Norma, en el 80% de las operaciones no se cumple, ni mucho menos y eso lo sabe todo el mundo pero es la administración la que debe tomar cartas en el asunto y tomar las medidas necesarias”, destacan profesionales que cada semana acuden a la Lonja Provincial de Salamanca.

 

Es más, algunos industriales o ganaderos de la mesa de porcino ibérico reconocen que sacrifican cochinos con 130 o 140 kilogramos, fuera de la Norma, pero esos no son los animales que se cotizan en la Lonja Provincial porque los papeles marcan las categorías de 150 kilogramos.

 

El fraude dentro del sector es una práctica conocida por todos pero que la Administración no parece tener en cuenta y por eso ha elaborado una nueva Norma que debe entrar en vigor en unos meses, pero son los propios profesionales los que también destacan que debe haber un mayor control para evitar que se sacrifiquen cochinos fuera de la Norma de Calidad.